Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

es

 

AGRADECIMIENTO. A los “puristas”, “noocratas”, “steamlinistas” o la intelligentsia Steampunk, por brindarnos material sobre el cual establecer nuestra crítica. Sigan así.

PRIMERA PARTE

Por las ramas

I.- Advertencia a nuestros lectores, sobre el Purista de Gabinete que nos ha proporcionado material para nuestro comentario.

Así pueda resultar incómodo a nuestro balbuceante detractor, llamamos la atención de nuestros estimados lectores para hacer de su conocimiento que en esta lectura (como en la anterior), cuentan con la compañía del sujeto que ha emitido la palabras que venimos comentando (quizá la compañía no sea del todo agradable, pero no en pocas veces debemos de tolerar las malas compañías…), aquel quien afirma que: “… México es muuuuy grande y desde luego abarca más que un puñado de aficionados de una ciudad. Steampunks es la palabra y si me llaman purista por tener 3años de dirigir una revista del tema y publicar relatos…mejor purista que mero aficionado villamelón(…).

II.- Para entrar en materia, algunos comentarios analíticos sobre V de Venganza.

“…Bueno, verán, no estoy del todo satisfecho con su reciente desempeño… Me temo que su trabajo ha sido descuidado y, bueno, me temo que hemos estado pensando en dejarlos ir… Básicamente se trata de su desinterés para comprometerse con la compañía. No parece que quieran enfrentar ninguna verdadera responsabilidad, o que quieran ser sus propios jefes… Hemos tenido una sarta de malversadores, defraudadores, mentirosos y lunáticos realizado una serie de decisiones catastróficas… ¿Pero quienes los eligieron?… ¡Fueron ustedes!… Lo único que tenían que decir era “NO” no tienen coraje, no tienen orgullo. Ya no son un activo para la compañía…”

V de Venganza

El movimiento de extrema derecha del Fuego Nórdico fundado por Adam Sutler (V de Venganza), se encuentra basado en la generación de un miedo superlativamente abstracto, provisto de la capacidad de proyectar una ominosa sombra sobre todo aquello que implique disensión a la seguridad que otorga un corpus de ideas tenidas por axiomáticas. Tanto el libre arbitrio, el estudio, el análisis objetivo o la expresión libre de opiniones, resultan ser elementos que rompen y llegan a poner en riesgo la monolítica ideología del Fuego Nórdico.

Como a otras ideologías, el Fuego Nórdico, una vez que ha propiciado el rechazo al ejercicio de la libertad individual mediante la implementación del terror, procura preservar ese estado mediante la introducción de un discurso intencionalmente incoherente. La falta de estructura argumentativa en el discurso, cumple con dos objetivos:

A) Preservar un estado de constante incertidumbre.

B) Crear la falsa expectativa de poseer conocimiento y a la vez; desconocer la estructura interna de este. Por lo que será necesario contar con;

La presencia de un guía (Dictador), como único agente capaz de reconocer los elementos, las implicaciones y riesgos de las decisiones que se puedan tomar.

Así visto, tanto la novela grafica o la película V de Venganza, nos demuestran el grado de estrés social que puede generar un terror que ha sido originado por los atentados “terroristas” de la Escuela St. Mary, la Compañía de Agua “Tres Aguas” y el Metro, y el cual, se mantiene en constante actualización, al introducirse nuevos “riesgos” focalizados en aquellas actitudes de disensión a lo establecido (el homosexualismo, la libre opinión, el “terrorismo” o el mismo V…). Actitudes todas ellas encaminadas a la preservación de una casta dirigente y de sus intereses. ¿Qué hemos aprendido de V de Venganza?

SEGUNDA PARTE

I.- En materia

Contrario de nuestra costumbre de poner en entredicho toda cualquier afirmación, hasta en tanto ésta no pase por el tamiz que ofrece la aplicación del método del razonamiento deductivo. Nos vemos obligados a tomar como autentica, una afirmación que no ha pasado por los filtros de aplicables, porque simple y sencillamente nos parece muchos más interesante para efectos del presente trabajo, las causas y efectos que se encuentra asociados a la afirmación, antes que la afirmación en sí misma –no olvidemos que en ocasiones; la práctica de un análisis, requiere de sacrificar algunos elementos para obtener certezas sobre otros. Lo que los físicos gustan llamar “El principio de Incertidumbre de Heisenberg”-. La afirmación no comprobada, de que el Steampunk, se encontraría “estancado”.

“…Desgraciadamente no son pocos los que entran al Steampunk… Años van que el Steampunk no se desarrolla por eso mismo, por que llegan los “villamelones” (nadie en específico) a querer tomar la batuta ¿el resultado? un steampunk constantemente en la adolescencia…”

Concedamos que resulte verdadera la conclusión de que los steamer´s de nuevo ingreso (o nuevo cuño, cómo los deseen llamar…), se constituyen en el factor del “estancamiento” del Steampunk, así también, tenderemos que admitir que dicha conclusión, contiene deficiencias argumentativas que la convierten en un hecho absurdo (no debemos de preocuparnos: existe una infinidad de situaciones reales, que no obstante resultan disparatadas.).

Señalemos que al momento tal solo de hacerse referencia a “villamelones” y “puristas”, debe de ser derivada una primera consecuencia intrínseca: Es establecido un criterio tendiente a procurar una evidente diferenciación, que con toda facilidad, podrá ser utilizado (tal y como lo emplea nuestro traumatizado detractor…) como un elementos de segregación. Lo riesgoso de la afirmación de la subsistencia de elementos propios de ser comprendidos bajo la etiqueta de “villamelones”, y de otros a los que se les adjudicaría el de “puristas”, consiste en que la calificación de elementos “sanos” y otros “enfermos”, clausura en definitiva toda posibilidad de integración y/o de actitudes de tolerancia, así como de que procura campo fértil para hacer expresiones de actitudes totalitarias de intolerancia (de la lectura del texto que analizamos, en ningún momento es posible deslumbrar alguna actitud que pudiese ser considerada como de compresión, o humildad. La afirmación, no admite un punto intermedio neutro. Simplemente ES dogmáticamente irrebatible…).

Sin bien afirma muestro vociferante personaje, que por lo menos existen dos naturalezas identificables bajo los membretes de “villamelones” y “puristas”, también éste, se encarga de definir la diferencia que les encasilla con una u otra etiqueta, cuando precisa que: “… Desgraciadamente no son pocos los que entran al Steampunk y creen que están descubriendo el agua caliente, haciéndose pasar por expertos opinadores, cuando hay bastante material al alcance para leer y darse cuenta de muchas cosas…”. Así pues, el elemento que determina nuestra pertenencia a uno u otro grupo, es el “conocimiento” que podamos poseer sobre el Steampunk, leyendo todo aquel material, que procuraría darnos cuenta de “muchas cosas” (lamentablemente, nuestro sujeto no nos precisa cuáles serian esa cosas de las que deberíamos darnos cuenta (Aunque conociendo de tiempo a este sujeto, sabemos que es común en él, generalizar para no verse en la obligación de comprometerse con una posición sobre el Steampunk).

La posesión de un presumible “conocimiento” profundo del Steampunk, se presenta como el indicador de la existencia de un cierto gremio de “sabios” (que es posible identificarlos, dadas las actitudes de intolerancia a las que metodológicamente recurren…) que gustan de que sean sus especiales y particulares opiniones, las que surtan de resero de cualquier presunto “desviacionismo” cuando se habla o hace respecto del Steampunk (en una convención este gremio de “sabios”, criticó duramente a un personaje femenino de renombre de su propio circulo, porque se atrevió a portar un bikini en una convención, prenda que por supuesto; no podría ser considerada como “Steampunk”. Lo que implica que por lo menos, algunas personas creen en la inalterabilidad de ideas enunciadas como cánones dentro del Steampunk, luego entonces ¿cómo es posible hablar de “evolución” del Steampunk, cuando con toda seguridad, toda intención en tal dirección, será considerada en carácter de desviación? El doblez, como forma de vida…)

El control que pudiera derivarse por parte de los “sabios” del Steampunk, no es, ni mucho menos una noocracia. En el ideal socrático la función de los sabios en el gobierno, consiste en dirigir a sus gobernados por la mejor senda basada en el conocimiento desinteresado de lo que es mejor para los integrantes de la Sociedad. Lo que en realidad se proponen con la idea de “noocracia” Steampunk, es simple y llanamente, el establecimiento de una Dictadura (finalmente, se contaría con la indispensable masa objeto de manipulación, todo aquel que contara con poco o ningún conocimiento sobre el Steampunk, los ignorantes o “villamelones”…)

Nuestro “purista”, pretende sino al establecimiento de una caricatura disfrazada de noocracia, si al menos que se le tome (lo que resulta bastante pretencioso) opinión respecto de tópicos referentes al Steampunk, puesto que finamente tendría “… 3años de dirigir una revista del tema y publicar relatos…” (lo que por si mismo, implica un error de argumentación: 3 años de dirigir una publicación o escribir relatos, no resulta ser con correcto y debido sinónimo para la palabra “sabio”…).

II.- Si fuese que…

El Steampunk es un hecho concreto, susceptible de ser enunciado a través de un canon (o conjunto de reglas, curpus o como se desee referirse a este). Esta afirmación (que no es la nuestra), corresponde precisamente a la pregunta que lógicamente se impone, una vez hechas las consideraciones anteriores. Más aun, corresponde a la afirmación sobre la que se hace descansar toda la esencia (¿?) del Steampunk…

Si el Steampunk posee un conjunto de reglas que resultan ser indiscutibles, dado que describen y definen a éste (el “purista”, “noocrata”, “steamlinista” o intelligentsia Steampunk, se encuentra impedido para declarar que se trata de su creación – pocos seguirían un credo enunciado de manera personal… -, por tanto -inteligentemente, hay que admitirlo-, y para garantizar su acatamiento, recurre a la sublimación de esta conclusión, para presentarla como la naturaleza intrínseca del Steampunk. Y para no perder el lugar privilegiado que se ha reservado, se reserva para sí, el papel de investigador, que se han percatado “…de muchas cosas…”.)

El silogismo que se deriva de la afirmación de que: El Steampunk es un hecho concreto, susceptible de ser enunciado a través de un canon, se enuncia de la siguiente manera:

Si el canon corresponde intrínsecamente a la naturaleza del Steampunk; entonces todo aquello que no se ciña a dicho canon, deberá de ser considerado en carácter de una desviación, sin poder llegar a ser considerado como Steampunk… A la luz de esta conclusión, resulta evidente la manera en que se propicia el nacimiento de un sentimiento de responsabilidad culpable, cuando no se resulta consecuente con el canon intrínseco al Steampunk. El sentimiento de culpa, corresponde a una de las principales herramientas con las que se manipula a los steamer´s…

¿Resulta posible normar el ejercicio de un atributo tan íntimo, como lo es nuestra capacidad de fantasear? ¿Acaso no se convierte en una actitud tendiente al control de la libertad de libre pensamiento? ¿Resulta justificable moralmente, que se pretenda intervenir y delimitar el ejercicio de nuestra fantasía?

Quienes hemos estado inmersos en el medio Steampunk por una mayor cantidad de tiempo, sabemos que el mayor enfrentamiento que vienen protagonizando dos posiciones que se han caracterizado por su irreductibilidad. Una concibe al Steampunk como una estructura de reglas intrínsecas que exigen de su acatamiento incondicional, la otra entiende al Steampunk como apenas un conjunto mínimo de principios, siendo la pregunta que gravita sobre tal controversia; ¿Qué campo abona al ejercicio de la creatividad?

¿Cuál es el riesgo de experimentar nuevas cosas en el Steampunk?, ¿el que no sea en concordancia a lo pueda enunciar la intelligentsia Steampunk? ¿Cuándo entonces se dió cabida al libre ejercicio de la fantasía, cuando en los hehos se le ha pretendido controlar al Steampunk mediante la imposición de reglas? ¿Te has percatado que quienes se quejan de la falta de seguimiento a las reglas del Steampunk, son quienes que precisamente, tienen mucho más que perder?

III.- Creando confusión

Cosplay-Face-Mask-V-For-Vendetta-Mask-Anonymous-Mascara-Movie-Masks-Party-Masquerade-Fancy-Costume-Halloween

“Primero roban las palabras y después les roban su significado.”

Al damos a la tarea de dar lectura al materia que pretensiosamente se llama Steampunk, coincidiremos por una única ocasión con nuestro murmurador inconforme, nos percatamos de “…de muchas cosas…”, aunque contrario a la expectativa de este, esas cosas, apoyan la conclusión de que existe una gran confusión de conceptos, como por ejemplo; aquel que afirma que otros, el Steampunk es un retrofuturimo. Para lo que , recurrimos a realizar el siguiente análisis:

“…Se denomina retrofuturismo al conjunto de expresiones artísticas que encuentran su origen en la AÑORANZA DEL PASADO y se ven influidas por el entusiasmo de aquellas descripciones utópicas o distópicas SOBRE UN FUTURO IMAGINARIO que se produjeron antes de 1960. Este movimiento artístico se caracteriza por la fusión de la estética clásica (conocida como retro, en latín) con la moderna tecnología y vanguardia de la actualidad, y acuña su nombre de la revista de arte “Retrofuturism” en 1983…”

https://es.wikipedia.org/wiki/Retrofuturismo

“… El concepto de retrofuturismo está sujeto a un continuo debate, mas cuenta con una definición genérica: es un movimiento ucrónico social y artístico que basa su inspiración en el concepto de futuro de UNA ÉPOCA PASADA CONCRETA. Se trata de rescatar del pasado las expresiones artísticas que precedieron al año 1960, PARA ADAPTARLAS A UN HIPOTÉTICO FUTURO UTÓPICO O DISTÓPICO. Presentando una fusión entre la estética retro con la tecnología moderna y vanguardista del futuro planteado. — El término retrofuturismo se usó por primera vez en el año 1983, por el editor Lloyd John Dunn, para más adelante convertirse en el título de una revista: Retrofuturism. A día de hoy está presente en multitud de campos, como la literatura, el cine, los videojuegos, la moda, la arquitectura, y en otras muchas expresiones artísticas…”

http://www.inteligencianarrativa.com/retrofuturismo/

Una vez que hemos pretendido entender el concepto de Retrofuturismo, no encontramos con que esas definiciones, difieren de lo que identificamos (o nos han hecho creer, que es…) en la práctica, como Retrofuturismo.

Para poder hablar de que nos encontramos ante un retrofuturismo, debemos de habernos topado en NUESTRA ACTUALIDAD CON UNA VERSIÓN ALTERNATIVA DE UN “FUTURO”, QUE SE ENCUENTRE ESTRUCTURADO CON BASE A ELEMENTOS PERTENECIENTES A UNA ÉPOCA ANTERIOR. Consideración que se cumple dentro de un medio que característicamente, recurre a elementos pertenecientes a otras épocas para obtener tanto inspiración, como para reconfigúralos y presentarlos de manera novedosa; el medio de la moda.

En el ambiente de la alta costura, el retrofuturismo para ser válido en este medio, debe de recurrir a elementos ubicables con anterioridad a 1960… (¡Gulp!, la sección de moda del periódico español EL País –por lo menos en su versión digital-, habla de la existencia del retrofuturismo en una colección con aires de los años 70´s…). y propiciando la fusión entre elementos provenientes del pasado, y aquellos de la actualidad…

En el Steampunk, una manifestación palpable (literalmente) del retrofuturismo, se presenta en la actividad de customatización de tecnología, al tomarse elementos de nuestra actualidad, para ser reconfigurados en su apariencia, mediante la introducción de elementos comúnmente ornamentales y sino, por lo menos que aparentan corresponder al Siglo XIX.

En cuanto al Steampunk, otra asignatura en donde el concepto de retrofuturismo (aclaramos: siempre y cuando el Steampunk sea verdaderamente un planteamiento retrofuturista), resulta menos tomado en consideración, corresponde al de la literatura. Para quienes hayamos dado lectura a textos presumiblemente Steampunk, nos encentraremos con que las tramas generalmente, se desarrollan en el PASADO ubicable por lo menos en el Siglo XIX (en plena congruencia, y hasta quizá imitando los textos de los autores tenidos como fundadores del género. También hay otros que se remotan más al pasado, arribando a otras épocas, y le sigue refutando en carácter de literatura Steampunk…) ¿Qué es lo que sucede? ¿será que no se entiende perfectamente lo que es el Steampunk, o será que el error media en considerar al Steampunk, como un retrofuturismo?

La confusión de conceptos quizá inconscientes o mucha más grave; alevosamente con conocimiento de causa, con el fin propiciar un río revuelto, en que la intelligentsia Steampunk, resulte la ganadora al tratarse de la fuente “autorizada” sobre la materia. Ya hemos escuchado en incontables ocasiones de boca de steamer´s de muchas latitudes del mundo (y que se auto-consideran autoridades en la materia), la afirmación de que en materia de Steampunk, ya todo está dicho. Entonces, la pregunta que se impone hacerles a estos personajes, consiste en que nos aclaren simple y llanamente si el Steampunk se trata de un retrofuturismo. Y de ser afirmativa su opinión, se imponen otros cuestionamientos más; ¿porque la presumible literatura Steampunk, no se adecua al concepto de retrofuturismo? ¿o será acaso que el la llamada literatura Steampunk, en realidad no es Steampunk?. Más aún, si la intelligentsia Steampunk, pudiera afirmar que el Steampunk no se trata de un retrofuturismo (en un afán de brindar protección a la refutada literatura Steampunk), aún así, se dejaría desprotegida a la customatización de tecnología…

Como con este ejemplo, no son pocos los conceptos que cuando son puestos bajo el escrutinio del método analítico, demuestran tratarse de meras falacias de argumentación, que antes que forjar certezas, generan muchas más dudas.

Las respuestas que pueda proporcionar la intelligentsia Steampunk, a los cuestionamiento señalados en el párrafo que antecede, invariablemente serán destructivas. No para el Steampunk (finalmente algo de claridad en materia de conceptos; abandonará al correcto planteamiento y manejo del Steampunk), sino para la intelligentsia Steampunk, porque o demuestra que el sitial que se ha reservado, corresponde a sus auto-presumidos méritos, o que simplemente que se trata del más tendencioso de los fraudes. No quisiéramos pensar que el presumible canon del Steampunk, se trata de la reelaboración de la doctina del Fuego Nórdico, tendiente a crear un entorno plagado de incertidumbres y de una expectativa de conocimientos estructuralmente enigmáticos, que requiera la intervención de un guía, como único agente capaz de dar luz sobre reconocer los elementos, las implicaciones asi como de tomar las decisiones que resulten más “apropiadas”.

IV.- Forjando el terror

El sistema que se desprende de la afirmación de que los steamer´s de nuevo cuño, se constituyen en el factor del “estancamiento” del Steampunk. No es más que una simple especulación encaminada a establecer un dogma más que contribuye a forjar aun más incertidumbres, respecto de algo que se ha distinguido por ser prolífico en la enunciación de dogmas, todos elaborados por la auto asumida intelligentsia Steampunk, y que simplemente han contribuido a generar una mayúscula confusión de conceptos. Lo más perjudicial aún; tal consideración, se traduce en incertidumbre como la que propicia la presunta amenaza abstracta que es arrojada sobre la Escuela St. Mary, la Compañía de Agua “Tres Aguas” y el Metro, y que es tratada en V de Venganza

Pensemos por un momento que existe verdaderamente un “estancamiento” del Steampunk, también prescindamos de la “amenaza” de los steamer´s de nuevo cuño, que solo corresponden a un argumento encaminado a la conservación de prebendas por parte de la intelligentsia Steampunk.

Creamos por un momento en el “estancamiento” del Steampunk, para lo cual, sería interesante (siempre y cuando tuviese una autentica opinión) conocer los elementos que concluyen en este estancamiento por parte de todo aquel que se autosuma “purista”, “noocrata”, “steamlinista” o intelligentsia Steampunk .

¿Es susceptible de evolucionar el Steampunk, cuando históricamente corresponde a una especulación fantástica de una época anterior alternativa? ¿No sería tanto como solicitar la “evolución” de por ejemplo; el cuento Peter Pan y Wendy?. Hablar de evolución, implica la preexistencia de elementos objetivos, que puedan ser susceptibles de su modificación…

Resulta absurdo atribuir una característica retrograda a lo que se concibe en carácter de una masa informe carente de todo aglutinante ideológico (los “villamelones” ) como nos lo presenta nuestro detractor. Según él, los steamer´s de nuevo cuño no habrían leído pasa saber “… muchas cosas…”. De ser correcta esta apreciación, resultaría casi menos que imposible afirmar que intervendrían en el “estancamiento” del Steampunk, porque simplemente, lo que encontrarían haciendo estos, sería todo, menos Steampunk que se encontrara basado en unos presumibles principios/reglas/leyes extraídos de la lectura de textos autorizados (los que son emitidos por la intelligentsia Steampunk) ¿Cómo es posible atribuir un presumible “estancamiento” a alguien que ni siquiera comparte los cánones que entre ve nuestro detractor, y aún pueda ser considerado Steampunk?

Ahora bien, exploraremos de lo que se lamenta nuestro inconforme, se refiere a que estos auto consideramos “steamer´s”, realicen una actividad de zapa hacia adentro de la comunidad Steamer; nos percatamos de la existencia de una nueva contradicción; si los steamer´s considerados como retrógrados se encuentran inmersos en la comunidad, e interactúan activamente en esta. Se presentan dos alternativas a saber:

Primero. Que resulten tan inseguros entre lo que es y no es Steampunk, que se remitirán a consultar a aquellos personajes tenidos en carácter de autorizados para guiar sus pasos. De esta manera, lo que sucedería, sería una preservación del Steampunk en su acepción más “pura”, puesto que sería retroalimentada por la experiencia previa de los steamer´s ya anejos dentro del movimiento. Se presentaría un conservadurismo.

En la segunda opción, y atribuyendo a los steamer´s una hiperactividad desinformada sobre el Steampunk, se provocaría un enriquecimiento del Steampunk, al dar cabida a nuevos elementos, lo que implicaría un supuesto evolutivo del Steam, quizá por vías no del todo ajustadas al Steampunk como se pueda concebir en el ejercicio doctrinario que nos podamos imponer. Pero para esta evolución, y su reencauzamiento sí que existen desviacionismos, siempre podemos confiar en las leyes darwinianas de la selección natural: Lo que resulte apropiado para alcanzar el objetivo sería adoptado. Lo que no presente utilidad alguna, sería simplemente desechado… Y propiciando la generación de un Steampunk más avanzado, quizá no por las vías pretendidas por nuestro por nuestro detractor, ¿pero qué importa?.

Quizá todo ello, simplemente se trate de enunciar un nuevo Fuego Nórdico, y el encumbramiento de algún ( o de varios) Adam Sutler

 

ESTA FUÉ LA CONTINUACIÓN DE: https://fiusss.wordpress.com/2017/06/13/villamelones-del-steampunk-delirios-de-un-retrogrado/

Anuncios