Etiquetas

, , , , , , , , , , , ,

Steamlin

1. m. y f. Homínido depredador parasitario dentro del Steampunk, que puede alcanzar hasta 2 m de longitud (de cabeza a cola, aunque muchas veces se despoja de esta última para poder pasar inadvertido), con poco pelaje localizado en cabeza y coyunturas, de color pardo oscuro, cabeza pequeña, dientes y uñas muy fuertes y filosas. Espécimen hermafrodita:
”Los steamlines no son marlines, los separan un mar de diferencias.” (Canción infantil).
2. Persona manipuladora, simuladora y traicionera dentro del Steampunk.

“Honorabilísimos damas y caballeros integrantes de la insigne National Gographic Society. Y cuerpo del cual, soy su más humilde servidor, pero con grandes esperanzas de compartir el honor de compartir con usías; los pedestales de sabiduría que ocupan tan honorablemente dentro de la Natgeo. Sean bienvenidos a este salón, a fin de escuchar mi muy humilde disertación sobre las características tanto físicas, como sociales de la especie animal de los Steamlin:

Su servidor, Erasmus Von Hammelin, doctor en Criptozoologia por la Universidad de Maguncia, Alemania. Soy el primero en admitir que la Criptozoogia, posee en sus dilatados anales; descubrimientos que podríamos a unos y otros, calificar de excepcionales, por lo que resulta extremadamente difícil, la determinación de que tal o cual descubrimiento, resultaría el superlativamente original… Es decir; -y hasta aún el día de ayer- no existía consenso sobre cual, podría ser considerado el descubrimiento definitivo. Situación por la que, con el fin de dejar zanjada esta cuestión del descubrimiento excepcional -en lo que como hemos dicho, la Criptozoogia es tan prolífica- y mismo que debería de ser tomado en carácter de pináculo, la cúspide, el Everest, el “NO HAY NADA MÁS ADELANTE”, las cataratas Victoria para Livistone, el epitome de la Criptozoogia. Permítanseme afirmar que sin que lugar a ninguna duda, este su servidor, ha logrado arribar a este descubrimiento máximo… (se escuchan entre escéptica audiencia, toses y estornudos vocalizados, que suenan como “cofuspido”o “achustonto”).

En esta ocasión, me encuentro en aptitud de declarar sin lugar a ninguna duda, que por fin se ha escalado el ultimo peldaño del edificio científico llamado Criptozoologia: Que a partir de mi investigación, sólo restará para nuestra querida disciplina; proceder al compendio y glosa de nuestros descubrimientos, y pasar a enunciar las correspondientes leyes. Así como prepararnos para prestar auxilio a otra disciplina que se encuentre necesitada de nuestras luces excepcionales, como bien lo es la Biología…

Así es querido público asistente: Hemos arribado al hallazgo de la década. No que va de la centuria. No que va del milenio. No que va; de TODA la historia natural de este Planeta. Siempre gracias a la mecenazgo decidido de la National Gographic Society (o la del marco amarillo, como la conocen los no iniciados).

Su servidor Erasmus Von Hammelin, me di a la tarea de estudiar una especie animal, que presenta la especial problemática de resultar proclive a su mitificación – Esta ultima idea, frente a la cual, la ciencia de la Criptozoologia se encuentra reñida a muerte.-, dado que sus escasas apariciones, o más bien; las privadas apariciones del objeto de nuestro estudio, dado que estas acontecen por regla general, estando presente no más de un testigo que también reúne el carácter de víctima, y condición esta última, que dificulta la obtención de datos objetivos, en virtud de la recurrente alteración del estado psicológico que dejan como secuela estos encuentros, y que hacen inutilizables para efectos prácticos tales testimonios…

Con lo anterior, deseo ejemplificar que la bestia objeto de nuestro estudio, se encuentra dotada de actitudes que sólo pueden ser explicadas, recurriendo a la explicación de que se encuentra provista -si sea un una versión menos refinada- del atributo de inteligencia, a la que se encontraría supeditada toda posible conducta instintiva, y lo que diferenciaría conductualmente a nuestro sujeto de estudio, de los depredadores de especies inferiores. A este momento podemos afirmar que el sujeto de nuestro estudio, se encuentra provisto si no de inteligencia asimilable a la de los seres humanos, sí por lo menos, con una que podemos calificar de “rústica” en cuánto que tanto por su conducta, como por la vocalización de palabras que profiere –porque se encuentra datada del don del habla. Aunque no de coherencia discursiva…-, apreciamos una pequeña luz en su pequeño cerebro obscurecido…

La conciencia de su papel de depredadores superiores –carácter solo determinado por el empleo de una inteligencia rudimentaria-, se encuentra delatada por la selectividad con que actúa al momento de elegir una presa –que será un ser humano, invariablemente-, y criterio que se encuentra integrado por los siguientes elementos:

INSERCIÓN SOCIAL. Para establecer este parámetro, el Steamlin convive socialmente con su presa –conducta que por sí misma, marca una enorme diferencia cualitativa con respecto de las costumbres de otros animales cazadores-, con el fin de informarse del contexto en que se mueve su presa –es común que el Steamlin no conozca el medio, y en la primera fase, simule inocencia y cooperación, para que una vez aprendidos algunos códigos de conducta social y los básicos conocimientos sobre los que se estructura la Sociedad de su presa, pretenda autoritariamente dictar nuevos códigos –la limitada inteligencia del Steamlin, no le permite asimilar con efectividad las sutilezas de la Sociedad en que se inserta, como para demostrar verdadero liderazgo-.

INDIVIDUALIZACIÓN SOCIAL. Aquí, el Steamlin pretende reivindicarse egocéntricamente como individuo, antes que elemento social. El esta fase, el Steamlin incurrirá en demostraciones de presunta originalidad en su apariencia o vestimenta –aunque puede incurrir en el extremo opuesto: Declarar la irrelevancia social de la apariencia y/o la vestimenta.

En esta fase, el discurso del Steamlin –por primera vez el Steamlin estará dotado de discurso. Irracional, pero discurso a final de cuentas- se encontrará compuesto por infinidad de citas –aunque ni el mismo comprenda su significado-, interpretaciones erróneas de las palabras –confundirá el significado y métodos del Steampunk, con los del movimiento Punk, bajo la creencia de constituirse en lo mismo-, todo ello causado por su limitada capacidad para el análisis y la enunciación de conclusiones…

La afirmación de individualidad del Steamlin, requiere de que el nivel intelectual de la Sociedad por la que se mueve, sea igual al de él –lo que implica un escandaloso descenso del intelecto…- o –preferentemente- menor al suyo, a fin de poderse presentar como una inteligencia excepcional…

Finalmente, la autoafirmación egocéntrica del Steamlin, pasa por la pretensión de dictar los aspectos que integran la Sociedad en la que se mueve. Pretenderá por ejemplo; establecer que es, y que no, Steampunk, impedir y/o obstaculizar eventos en que no se le otorgue reconocimiento, censurar –muy común en los medios de la redes sociales- las apariciones de quienes considera como competidores, promover prácticas de ostracismo y muerte civil –si no se hace mención de algo o alguien, no existirá, o por lo menos, no promocionaré su figura…-, erigirse en juez e enviar mensajeros con sus consideraciones de lo que debe ser adecuado dentro de los parámetros que él denomina como la escena, erigirse como organizador, el fundador, el primero, etc.

En el peor de los casos en que el Steamlin, se considere incapaz de controlar la Sociedad de invade, tenderá a la práctica de actividades, preferentemente individuales, donde no pueda presentarse amenaza a su dominio, o creará sociedades AD HOC donde el Steamlin, se encuentre en posibilidad de disminuir el nivel intelectual y convertirse así, en su teórico y dictador, además de poder obtener los beneficios –generalmente económicos- que dicha condición le ofrece.

Cómo podrá apreciarse, es el ámbito de la afirmación de su individualidad, en donde el Steamlin, demuestra su naturaleza de paracito social…

LA DEBILIDAD DE LA PRESA. La inserción social e individualización del Steamlin, corresponden a pasos preparatorios para poder determinar las debilidades de su presa que se mueve en el mismo medio social. Resulta evidente –los casos de ataque, así lo confirman- que el Steamlin, no ataca con el fin de satisfacer requerimientos del orden alimenticio, sino que la actitud depredatoria, se encuentra conscientemente dirigida –posible solo si se cuenta con una rudimentaria inteligencia- a la anulación de la que entiende como competencia para su dominación –por supuesto que en muchas ocasiones, resulta más hábil la presa que él. Finalmente, es en virtud de las acusadas diferencias de la presa frente a los demás integrantes de su medio social, que el Steamlin, se habría fijado en esa presa particularmente…

chupacabras2010

Así pues, pensamos que el perfil que hemos esbozado, corresponde puntualmente al comportamiento social de los Steamlines, no obstante encontrarse estructurados con base en los informes provenientes de segundas y terceras personas que se han impuesto de los ataques de estas bestias. Y nunca por informes de los sujetos atacados, los cuales, posterior a ser objetos de los embates de estos engendros, quedan en tan lastimoso estado físico y mental, que se requiere de su reclusión en sus hogares, aunado a que los agredidos, generalmente eligen cortar todo contacto social y hasta familiar, no deseando mencionar su horrenda experiencia…

La dificultad que representó el no poder contar con una descripción física de primera mano del Steamlin. Contribuyó por mucho tiempo, a fundar la convicción de que se trataba de otro mito ideado por mentes calenturientas y ansiosas de obtener algunos momentos de fama pública. Pero no, damas y caballeros, este depredador definitivamente existe, puesto que hemos recabado información respecto de tanto su apariencia, como de sus costumbres.

El Steamlin se trata de un animal gregario por simple cuestión de conveniencia. Por lo que podríamos perfeccionar una posible definición, aclarando que su gregarismo tiene grandes dosis de parasitismo. Esto es así, toda vez que su inclinación a reunirse en grupo –ya sea con seres de su misma especie o con otras especies, como la humana-, tiene por interés último, el obtener el mayor provecho personal que sea posible a expensas del grupo en que se aloja, tanto en lo material, como en lo psicológico. Por supuesto que estos posibles beneficios a favor del Steamlin, solo pueden ser susceptibles de ser obtenidos siempre y cuando la sociedad en que se aloja parasitariamente este depredador, reúna determinadas características a saber:

A) Puede tratarse de una Sociedad preexistente o de una creada exprofeso.

B) Que esta Sociedad se encuentre naturalmente o artificialmente desprovista de opiniones propias, lo que se traducirá en;

C) La celebración de la mediocridad del Steamlin, y lo que en definitiva alimentará su ego –esto resulta capital; el Steamlin es el único animal que tiene la capacidad de auto-convencerse de su importancia…-.

El mundo natural ha querido maldecirnos con el Steamlin, al proporcionarnos un espécimen que aparenta –y consideramos apropiado utilizar la palabra “aparentar”, puesto que implica la utilización de rudimentos de inteligencia…- poseer tendencias al gregarismo, cuando la realidad es que nunca ha renunciado a su forma de vida individualmente independiente. Y no nos referimos a la acepción comúnmente aceptada de Independencia, la cual sublima al sujeto, al entenderse como la voluntad consciente de afrontar y superar los inconvenientes que la vida, recurriendo a las capacidades de que naturalmente nos encontramos dotados. No, por el contrario, la independencia de que hace empleo el Steamlin, posee una autentica acepción negativa, en cuanto que ha quedado comprobado que la procuración del estado de independencia de este engendro, le exige negarse a compartir la idea de “éxito” logrado – el cual no existe en la más de las veces, sino como mero espejismo en su cerebro-, incluso con los seres de su misma especie. Aquí, la mejor analogía que encontramos para ejemplificar el comportamiento exhibido por el Steamlin, podría ser –con sus evidentes reservas y limitaciones- el comportamiento de las hienas…

chupacabras-1

Además de lo anteriormente precisado, debe de ser dicho que las tesis que hemos venido planteando, se encuentran parcial e indirectamente comprobadas en virtud del hecho afortunado de que los steamlines, se encuentren provistos del don del habla. Lo que ha propiciado que se posible perfilar la conducta de estos especímenes, en atención a su proclividad a referirse a ellos mismos, en primera persona –la única conjunción que puede efectuar esta especie…-.

En la limitada visón del Steamlin, no pueden coexistir méritos que no sean los propios, por tanto; no reconocerá ninguno, al menos que hacerlo, le reditúe algún tipo de ventaja para el mismo. Reconocer gratuitamente alguna clase de mérito que no sea el propio, es concebido por el Steamlin como un menoscabo a su dudosa fama…

La megalomanía del Steamlin, no otorga concesiones. Se trata de un organismo declaradamente territorial, que se auto-impide aceptar una posible convivencia en igualdad de circunstancias frente a otro sujeto, ya sea de la misma u otra especie. Por supuesto que esta intolerancia a compartir territorio, se encuentra directamente condicionada por su ya referida tendencia al individualismo sobredimensionado en sus presuntos méritos.

Los steamlines no solo se encuentran concientes que desempeñarán un papel social, se auto-convencen de que su participación resulta excepcionalmente correcta y que las demás en encuentran absolutamente equivocadas. Aunque como lo hemos mencionado con anterioridad; su propia certeza, se encuentra viciada de origen, por encontrase fundada en el auto-elogio irracionalmente hecho.

La irracionalidad es divisa de los steamlines, la especie es propensa a ello. Lo que no resulta gratuito, si se atiende a que la irracionalidad, funda su éxito como sistema, en la carencia de sistematicidad de sus premisas –que no son tenidas como tales, porque revisten el carácter de artículos de fe-, la ausencia de fundamentos racionales e incluso, de métodos de análisis… Lo por supuesto, resulta sumamente atrayente a aquellos sujetos que les resulta molesto verse en la obligación de pensar racionalmente, y se les reditúa comodidad contar con un argumento que no requiera de esfuerzo…

La irracionalidad rige la conducta del Steamlin. La lógica aristotélica o la matemática, resultan inoperantes frente a una pieza discursiva enunciada por un Steamlin. Y no puede ser de otra manera, si tomamos en consideración que el auto-elogio en meritos inexistentes, la agresividad para sus congéneres y otras especies. Requiere no de un discurso coherente, sino de uno que aparente serlo, de uno que rechace el empleo de cualquier método efectivo para arribar a la verdad o del más simple sentido común. Visto desde este ángulo, el discurso irracional de un Steamlin, resultará efectivo, no por la verdad de sus postulados, sino por el fanatismo incongruente de su defensa y la apatía de los espectadores del grupo social en que se ha insertado el Steamlin…

Si alguna vez tenemos la desdicha de encontrarnos en un apartado y lóbrego sitio, y de vernos enfrentados ante un Steamlin, veremos que la razón, no es moneda de cambio entre esta especie. Nunca podremos dialogar con estos seres, porque lo único que les interesa, es salir triunfantes, sin importar que sus argumentos, no posean pies ni cabeza. Ello no importa, sólo tener la última palabra. Ni aún entre sujetos de su misma especie, pueden darse el lujo de perder una controversia.

El Steamlin posee una especialísima y etérea dieta; subsiste en virtud del halago a su ego, e incluso de sus auto-propinados elogios… Es por lo anterior, que desde el punto de vista psicológico, no nos puede resultar extraño que la propia madriguera del Steamlin, presente motivos encaminados a rendir culto a la personalidad, mediante la exposición de fotografías, bustos, vitrinas exhibiendo dientes de leche, etc. Aunque si bien es cierto que desconocemos la mayor parte de los hábitos hogareños de nuestro espécimen, por la imposibilidad de poder localizar una madriguera en uso, ello no se constituye en impedimento para poder establecer con un alto grado de certeza, los hábitos domésticos del Steamlin, con base en su comportamiento exhibido, y sujetándonos –claro está- a la convalidación que de nuestras conclusiones, se realizará en un futuro cercano -estamos en aptitud de establecer un parámetro de tiempo, basados en nuestros descubrimientos, que acarrean la inminencia de contar con todas las piezas relacionadas con nuestra investigación-, una vez que sea localizado una autentica madriguera de Steamlin…

Damas y caballeros, el Steamlin, a pesar de sus ya reseñadas características tanto sociales como en lo individuales que exhibe, y que le convertirían en candidato apropiado en la obtención de un viaje sencillo por tren hacia la extinción, resulta que ni siquiera ha pisado el estribo, ni mucho menos entregado al checador su boleto. Puesto que implicando un hecho que desafía de manera directa a las leyes del reino natural, el Steamlin de manera que no puede calificarse menos de necia, se niega a extinguirse o a mínimamente, ubicarse en vías de extinción, sino que no sólo continua existiendo, sino que se aprecia una tendencia al crecimiento de su población…

Si bien la población de steamlines no es susceptible de una exacta cuantificación, en virtud de los problemas logísticos que involucra la tendencia de esta especie a mantenerse oculta, hasta en tanto que alguna de sus presas no se encuentre al alcance de su garra, y que cuente con la total certeza de que su esfuerzo se encontrara coronado con le éxito. Si en cambio, podemos estimar indirectamente su tendencia a multiplicarse, recurriendo a los datos que nos proporcionan los cada vez más numerosos casos de apariciones y ataques de estos seres.

Amable auditorio, siendo conscientes de que nuestras palabras pudieren resultar brutales a vuestros finos oídos. Pero también de que la Ciencia, no puede detener su marcha bajo consideraciones del todo validas como lo son las del pudor y el decoro, sin ocasionar retrocesos imperdonables para la Civilización. Es que me veo impelido a desprenderme de mi sentido de correcto comportamiento social, para poder afirmar que según la evidencia que ha arrojado el análisis directo del único espécimen de Steamlin que hemos tenido la suerte de examinar por algunos días en el Circo del señor Barnum, antes de que éste, desapareciera conjunto con un espécimen de sirena. Puedo afirmar que la forma de reproducción de los steamlines es asexuada, así como que se la prole se incuba fuera del Steamlin, sin que por ello podamos afirmar que resulte ser ovíparo, puesto que la materia base de su creación, lo constituye un incubo que se ha mantenido en estado de gracia atmosférica. Queridos asistentes, los steamlines se reproducen por generación espontánea, y les insufla vida, el más leve contacto con la esencia corruptora de un Steamlin acabado.

Una vez concluida la disertación del doctor en Criptozoologia Erasmus Von Hammelin – la cual, fue mucho más extensa que estas breves notas tomadas a vuela pluma-. Fue expulsado del Salón en que disertaba, por un grupo de personajes que ocultaban su personalidad –o su deformidad- con los sombreros calzados hasta los oídos y con los cuellos de las levitas alzados. Algunos asistentes, tal vez influenciados por las palabras recién escuchadas de boca de Herr Von Hammelin, quisieron ver en estos intrusos, una orda de steamlines, temerosos de que se hiciera del conocimiento del Publico, un estudio tan exhaustivo sobre su especie, y que el mismo, tuviese la capacidad de brindar herramientas a los seres humanos para destruir su dominio, así como que su siguiente paso, consistiría en convencer al Mundo de que Erasmus Von Hammelin, doctor en Criptozoologia por la Universidad de Maguncia, Alemania, nunca había existido.

De todo lo acontecido aquel día, lo cierto fue que al doctor Erasmus Von Hammelin, no se le volvió a ver en este Mundo, ni en el siguiente, según los espiritistas.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios