Etiquetas

, , , , , ,

 

En materia de intentos por brindar una explicación coherentemente clara con el fin de demostrar que el Steampunk, se funda sobre un sistema que comprende tanto un pensamiento definido, como su consecuente método de acción al momento de criticar tanto la tecnificación como el consumismo. Nos encontramos con un esfuerzo temprano –si puede ser considerado como una acción “temprana” algo que sufrió un retardo de casi 30 años, desde que fue enunciada la palabra Steampunk…- para gestarse un programa que se concretó en el año 2014, a través del manifiesto del Profesor Calamity (1).

“…En primer lugar, el steampunk es una crítica de la tecnología no ludita...” Manifiesto del Profesor Calamity.

Las palabras del Profesor Calamity, adquieren un mejor sentido cuando nos enteramos que de el movimiento ludita, establecía una critica a la maquinización de la industria Inglesa en el primer en el primer cuarto del Siglo XIX, porque esta al automatizar la producción, despojaba de su fuente de sustento a los operarios de las fabricas. El Ludismo adopta como método de acción, las actividades de sabotaje dirigidos en contra de las máquinas…

Si bien es cierto que el Steampunk hace una critica de la tecnología, ello no implica que su oponga a ella. El Steampunk reconoce la necesidad de contar con adelantos tecnológicos, pero rechaza el cambio a nivel psicológico que opera en los seres humanos, cuando su estatus es determinado por su posesión de la ultima tecnología que ofrece el mercado.

El siguiente paso en el esfuerzo por racionalizar las ideas propias del Steampunk, lo encontramos en palabras del coautor del a novela “La Máquina Diferencial”, el celebre Bruce Sterling. Que en el año de 2008, buscó sino establecer –mal hubiera hecho-, si por lo menos; describir el trasfondo ideológico inherente al Steampunk, con su ya celebre“Guía de Usuario del Steampunk”(2).

DSC03541Por último, el manifiesto de Jake Von SALT, de aun reciente 2011(3)

Con base en las glosas anteriores, que comprende que el Steampunk es mucho más que adoptar un trato afacetado frente a nuestros interlocutores o brindar el calificativo de diestra y siniestra, de Dama o Caballero. Que el Steampunk busca desde su posición especulativa dentro de un alternativo Siglo XIX; realizar un ejercicio de revaloración de lo que resulta esencialmente humano, de aquello que le otorga definición como tal, y mismo que no resulta ser toda esa parafernalia propia de ésta época que se ocupa de distraer nuestra atención de lo auténticamente importante, y que no puede ser adquirido en algún local comercial.

Se dice por ahí “El Steampunk es un discurso contra la obsolescencia”, ¿cómo y porqué es esto? ¿cuáles son las consecuencias de este “discurso”? El Steampunk es una de esas excepciones, en que el hecho, nos ahora una gran cantidad de explicaciones con argumentos recurrentes: Poseo una computadora que resulta ser obsoleta, en términos de las reglas de la obsolescencia planificada enunciadas por el propio mercado -el mercado requiere de vender para continuar existiendo. Por tanto, crea la idea de una necesidad mediante la producción de un nuevo producto que la satisfará aquella necesidad…- Nos preguntamos: ¿Cómo fue que pudimos subsistir sin la nueva app, sin el nuevo modelo de tal o cual aparato o de las nuevas tendencias en materia informativa?, más aún: ¿Cómo es que la Humanidad pudo subsistir sin las computadoras…? ¿Quién engaña a quién inescrutándonos a nivel cerebral cosas que no mayormente no necesitamos, y que sin embargo nos definen como presuntas personas? Si no posees la ultima versión de teléfono inteligente, no eres nada. -¡Pero soy un ser humano! – No lo eres, sino tienes alguna cosa –por supuesto adquirida – que te defina como ser humano…!. ¿Dónde extraviamos el camino?

“… Los Steampunks rehuyen el consumismo de la cultura popular. Deliberadamente reducen a lo mínimo [en lo material] sus vidas escogiendo poseer un par de cosas de calidad más que armarios llenos de bienes producidos en masaLos Steampunks quieren comprar algo sólo una vez y poder pasarlas a nuestros hijos. Incluso mejor, queremos ‘hacer’ algo una vez, algo que usemos cada día para el resto de nuestra vida. Algo que nos recuerde cada vez que lo usemos que tenemos esa habilidad. Algo que nadie más en el mundo tenga.   Manifiesto de Jake von SALT

Mi computadora sentenciada como obsoleta, en términos de las leyes manejadas por el mercado, indican que el paso siguiente, debe de ser el desecamiento del bien obsoleto (CONTAMINACIÓN) y su reemplazo (COMERCIALIZACIÓN) por otra nueva máquina. ¿Acaso no debo de tener algo descompuesto en mi cabeza, si no entiendo que NADIE tiene le poder de impedirme que utilice mis capacidades (HÁGALO USTED MISMO o DIY), para customizar mi vieja máquina (RECICLAR),conferirle nueva vida y un especifico carácter al aparentar corresponder a un Siglo XIX imposible históricamente? El producto de mi esfuerzo, traerá como resultado disponer de un producto mucho más atractivo para mí – ¿caso no me he reafirmado como ser humano, al demostrar que soy capaz?-, además de que adquirirá el valor de una pieza artesanal… ¿Qué he provocado con mi apego por mi antigua computadora? Que si bien no he renunciado definitivamente a la dinámica del mercado –siempre dependeremos de él, porque siempre requeriré de los satisfactores que comercializa -, si por lo menos una ocasión –ésta-, he procurado contrariar sus engañifas, por lo menos en esta ocasión, aunado a que también por esta vez; el costo de una máquina que no ingresará a la cuanta bancaria del fabricante, y se aumentará una pieza de museo. En eso se traduce que el Steampunk se trate de un “discurso contra la obsolescencia”.

El Steampunk no se opone al consumo, sino que propone el consumo racional de los satisfactores.

1 http://prof-calamity.livejournal.com/277.html También se cuenta con su traducción en FIUSSS.

2http://www.combustionbooks.org/downloads/spm5-imposed.pdf

3 http://steampunksp.4rumer.net/t5231-un-manifiesto-steampunk-por-jake-von-slatt-de-steampunk-workshop

Anuncios