Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , ,

“contracultura
Calco del ingl. counterculture.
1. f. Movimiento social que rechaza los valores, modos de vida y cultura dominantes.
2. f. Conjunto de valores característicos de la contracultura y, por ext., de otras actitudes de oposición al sistema de vida vigente.”

Real Academia de la Lengua Española

Hacer referencia al movimiento Hippie, Gótico o Punk, es la admisión de la existencia de diversas manifestaciones, que por vías diversas, característicamente rechazan al conjunto de los valores, modos de vida y relaciones interpersonales, que se encuentran representados sintéticamente en una determinada visión cultural tenida por válida. Y es precisamente con esta definición, que se establece el primer elemento de discordante entre “Cultura oficial”, y contracultura o contraculturas: Tanto una como las otras, desempeñan el doble papel de tanto representar determinadas visiones sociales, así como contribuir a la preservación de las mismas. ¿En realidad podemos hablar de la existencia de elementos dentro de una visión cultural, que resulten ser indicadores efectivos al momento de establecer diferencias cualitativas entre una y otra visión cultural? ¿No son las consideraciones de que una determinada visión cultural resulta superior técnicamente, o que transmite mejor un mensaje, aquellas sobre las que se establecen bandos establece y pertenencia a los mismos? Las diferencias son sólo aparentes, nuestras cabezas establecen juicios subjetivos de valor, y no tenemos empacho en esgrimirlos en carácter de verdades absolutas…
¿Quién es el mayor?, se podría sentenciar bíblicamente en una asignatura, en que la subjetividad de la elaboración y apreciación, lo es todo… ¿No es posible establecer diferencias desde el punto de vista cualitativo?, sea pues; el criterio se establecerá en términos de la necesidad de una visión Cultural cualquiera y que resulta dominante, de reprimir a todas aquellas visiones que puedan serle opuestas. Finamente, se hace indispensable contar con la figura de un enemigo real o imaginario, que surta las veces de compendio de todas aquellas actitudes tenidas como moralmente cuestionables. Un enemigo de este talante y dada su naturaleza, posee intrínsecamente la virtud de resultar irreconciliable con nuestra posición…

parque-lira-2

Algunas propuestas contraculturales se encuentra declaradamente en contra del “Sistema”, puesto que ven en este, la voluntad inquebrantable sino de destruirlas, por lo menos, la de asimilarlas y desactivarlas como potenciales amenazas a su estabilidad. Es de ello, que aquellas propuestas contraculturales que identifican la existencia de un enemigo, tienden a aislarse de este…

Los discursos de algunas propuestas contraculturales, buscan establecer animadversión en contra del “Sistema”, lo que implica en sí mismo, asumirse como opciones validas, e incluso moralmente más deseables que el corruptor “Sistema” que pretende uniformar y controlar a los individuos…

La crítica fundamental al “Sistema” por parte de algunas visiones contraculturales, se establece con base de la consideración de que el “Sistema”, con toda la intención del mundo, destina todos los recursos de que dispone en la alienación de los individuos integrantes de la Sociedad para que sean ellos, mediante un comportamiento adquirido por la influencia del propio “Sistema”, quienes contribuyan a la preservación del dominio de este. “Por sus actos los conocerás…”

Tanto los impresionistas, como los hippies, son ejemplos de posiciones gestadas bajo el concepto moderno de contracultura, y que tiene por hilo conductor, su rechazo a la “Escolástica”, la “Cultura oficial” o el “Sistema”, viendo en ello al represor por antonomasia.

SAM_0712'compr

SAM_1009---copiacompr

Movimientos contraculturales, como el hippie o el Punk, no fueron aceptados Socialmente en sus respetivas épocas, puesto que pretendían un cambio. Y ¿para cuándo el cambio?, era la pregunta, y su respuesta, era un tajante “Ahora”…

Los métodos para logar el “cambio”, y lograr de una u otra manera la desarticulación de las acciones represivas del “Sistema”, y lo que implicaba la propia  la caída del “Sistema”, pasaban según la filiación de a contracultura de que se tratara, desde la pasividad superlativa, en que se rechaza sistemáticamente toda participación que involucrara una actividad entendida como  colaboración con el “Sistema”, hasta el arribo de la acción violenta más cercana a la “propaganda por el hecho” del pensamiento anarquista, si con ello se hacía demostración de rechazo a la Autoridad. La propia forma de vestir de los hippies o punk´s, implicaba en si misma el  desafío a los convencionalismo sociales con respecto a la vestimenta e imposible de ser atendida. ¿Qué sujeto socialmente hablando, pondría en riesgo su seguridad laboral y familiar, por emprender una aventura tan arriesgada como lo era la destrucción de los paradigmas que habían resultado operativamente satisfactorios?

Los extremos contraculturales que exigían un cambio social, fueron objeto de diversas reacciones por parte de la Sociedad. Mientras que los hippies se podían granjearse la conmiseración social, dado que su pacifismo que los exponía a las más extremas actitudes de represión, que fácilmente llegaban a hechos de sangre. Con respecto del movimiento Punk, la Sociedad eligió la alternativa de reprimir por la fuerza sus expresiones, hasta que estas  se fueron apagando con e tiempo.

Las propuestas contraculturales que exigen un cambio radical a la Sociedad, invariablemente no han prosperado. Es por ello que tanto el movimiento hippie, como el Punk; han quedado desplazados a meras curiosidades e incluso a visiones “Retro” que pueden ser justificados por los elementos contraculturales, como una asimilación, y hasta que algunos exponentes de estos movimientos, se habrían “vendido al Sistema”.

5834623741_a8aa46be42_z

Hay algunas expresiones contraculturales, que ideológicamente resultan menos desafiantes. No necesariamente que hayan sacrificado la esperanza por el cambio, sino que este, no necesariamente debe de ser en el momento temporal de un “Ahora”, ni mucho menos que deba de ser erigido sobre las cenizas un “Sistema” que debe daba necesariamente de ser “destruido”, incluso cohabitan junto al “Sistema” –que no lo conciben como la suma de todo lo malo -, que no demuestra encontrarse armoniosamente estructurado en torno de un presumible fin último de conservación, sino que más bien da pasos tambaleantes hacia uno u otro extremo, que propia incluso, asimilar algunas expresiones contraculturales.

La Sociedad por sistema, y siendo el “Sistema”. No admitirá la posible validez de los postulados sobre los que se edifican los movimientos hippie o Punk, porque estos resultan ser demasiado transgresores de lo aceptado. Tal vez podría correr un mejor destino, algún movimiento que tuviese por virtud de evadir los dos defectos metodológicos de los movimientos contraculturales que pretenden el cambio fundamental e inmediato en la Sociedad. Primero.- Debe de traerse de un movimiento contracultural que no incurra en la tan llevada y traída satanización de lo que históricamente se ha venido a llamar el “Sistema”, e idea que excluye toda posibilidad de interactuación transformadora desde adentro de la Sociedad. Segundo; que su ideología resulte menos desafiante de manera directa, y si buscando primeramente el punto medio entre esa contracultura y el “Sistema”, para posiblemente más adelante, propiciar la transformación de los cimientos.

El Steampunk en su carácter de movimiento contracultural, ha corriendo con la suerte de su aceptación socialmente hablando. Quizá tal aceptación, se encuentre originada por que recurre en el caso de sus atuendos, a elementos que en realidad no pueden ser tomados como “revolucionarios”, sino más bien otorgan la impresión de tratarse de unos que al resultar conocidos históricamente reconocibles, e identificables con momento declaradamente conservador como lo fué le era Victoriana, resulta bastante aceptable.

5a8c92d79d2e963d4499d923b6830b09

Además, el Steampunk ideológicamente hablando, no promueve el choque frontal con el mal llamado “Sistema”, mediante la crítica totalizadora de todos y cada uno de los “paradigmas” sobre los que presuntamente se sustentaría éste. Tampoco promueve la transformación de fondo de las relaciones económicas tan caras a la Sociedad, sino la racionalidad en su expresión. Así como que no pretende la implantación del pensamiento anarquista o de una economía basada en la producción artesanal de satisfactores, como es el caso del movimiento Hippie.

El Steampunk no pretende separarse del contexto Social. Busca que éste priorice a lo humano, sobre los elementos comerciales o  tecnológicos. Si los movimientos contraculturales, resultan ser hijos de las realidades que les corresponde vivir, el Steampunk –junto con el Cyberpunk- resulta también ser congruente con las sociedades tecnológicas que le toca en suerte vivir, pero pretendiendo que sea el humano, quien ocupe el pedestal que le corresponde como creador de los ingenios tecnológicos sobre los que edifica su pretensión de confort –aquella vieja controversia del objetivo que se pretende con el empleo de la Ciencia y la Tecnología…- , y que no sea que su creación, la que esclavice a su creador…

Aún hay más que comentar en una continuación…

3dcbf57e13c0029b9346bfa64fa519c5

 

Anuncios