Etiquetas

, , , , , , , , , , , ,

02-01

Insensibilizarnos es la consecuencia de leer y/o ver información presentada constantemente, y sobre un formato inalterado.

Cuando se nos dice que los hindúes, los africanos o los aztecas, fueron vencidos, por virtud del empleo de tecnologías más adelantadas a las propias. Apenas si es posible llagar percibir de manera más bien tenue, el o los tipos de tragedias implícitas en esta afirmación…

A fin de encontrarnos en posibilidad de remontar las barreras que la información estandarizada impone a nuestra sensibilidad, se requiere de que la información que nos sea presentada, se lo haga montada sobre un estímulo capaz de destruir nuestra apatía sensorial.

¿Que podríamos concluir respecto de los electrocutados cadáveres de caballeros andantes del tiempo del Rey Arturo, sobre los cuales, avanzarán otros tanto caballeros, tanto galantes como fieros, conscientes de que van a una inevitable –y utilitaria- muerte, con el fin de que sus restos, sean utilizados como escalones destinados a superar la altura de una cerca electrificada- o quizá ser desintegrados en medio de una enorme explosión?, y bueno; ¿qué tienen que ver los hindúes, los africanos, los aztecas y los caballeros de la mesa redonda con el Steampunk?

33-01

Hemos logrado algo si hemos podido fijar en tú mente, la imagen de una escalera integrada por electrocutados cadáveres de caballeros andantes, producto de una indebida  -por lo menos moralmente- aplicación de la técnica, cuando por regla general, se piensa en que Tecnología debería de conllevar exclusivamente beneficios a sus creadores… Esta última parte de nuestra conclusión, es precisamente sobre la cual se edifica buena parte de la estructura ideológica del Steampunk.

“Un Yanqui en la Corte del Rey Arturo” novela del escritor norteamericano Mark Twain (1835 – 1910), es en realidad bajo su apariencia de una historia inocente –si el género satírico puede refutarse como inocente…-, la más clara y definida de las críticas respecto de los perjudiciales efectos sociales que ocasiona la ausencia de una racional administración de tanto la tecnificación como de su comercialización.

02-04

Hank Morgan, a pesar de su imagen campechanamente inocente, es auténticamente el factor desestabilizador de una sociedad, que no requiere ni de la propaganda encaminada a generar la demanda, ni de los bienes fabricados en factorías clandestinas –como el jabón- que serán ofertados por Morgan –bajo el sobrenombre de SIR BOSS-.

Probablemente la diferencia entre el mercantilismo norteamericano e inglés del Siglo XIX, sea que el último lo disfrazaba bajo la meritoria etiqueta de “Civilización”, mientras que los empresarios americanos –Herst, Carnagie, Ford, etc.- confesaban abiertamente su interés en obtener ganancias.

39-04

El norteamericano Hank Morgan –SIR BOSS-, una vez que a liquidado la oposición que le presentaba el Mago Merlín, tiene expedita la posibilidad de adquirir Poder mediante el comercio, porque se le está vedada la vía de su obtención, mediante  ascendencia noble… Por supuesto que en este juego de imágenes, podemos apreciar el elemento de crítica respecto de los “méritos” transmitidos –vía sanguínea, como bien lo podría haber escrito Twain- y aquellos obtenidos mediante medios no muy honrosos…

Finalmente no es otra cosa que la codicia de SIR BOSS/Hank Morgan, la que sella el destino de la Inglaterra Rey Arturo, cuando los nobles caballeros de toda Inglaterra, conspiran en contra del influjo de Sir Boss, y que obliga a este a adoptar una posición defensiva y absolutamente efectiva…

800px-Connecticut_Yankee_frontispiece_by_Beard

“Un Yanqui en la Corte del Rey Arturo” se trata de una obra inclasificable –no puede ser considera Steampunk, ni tenida como precursora- publicada en el Siglo XIX y por tanto, depositaria del pensamiento de aquel Siglo, pero trasladado a la mítica época del Rey Arturo, logrando algo que podría ser descrito ante carencia de un mejor nombre, como un “post-futurismo-retro”.

 

Anuncios