Etiquetas

, , , , , , ,

MaxStirner%27sbirthplacesa

De la filosofía alemana del Siglo XIX, “Der Einzige und sein Eigenthum”.

“…Esta obra, más rica en ideas que las obras completas de este célebre filósofo, es, por la locura carnavalesca de sus resultados perfectamente lógicos, la prueba indirecta más brillante de la imposibilidad de fundar la ética sobre la base del individualismo […]. Se ha fraguado contra este libro la conspiración del silencio hasta en los círculos más liberales, y todos se han cubierto el rostro con afectada indignación; pero el secreto terror que se echa de ver en este modo de obrar, prueba tan sólo que no se ha sabido encontrar el punto vulnerable del incómodo adversario, o que se ha retrocedido ante la necesidad de ceñir las solas armas con las cuales se puede herir al egoísmo en el corazón, el monismo y el pesimismo…”

Karl Robert Eduard von Hartmann, “Die Selbstzersetzung des Christentums und die Religion der Zukunft”

Nuestro link, para bajar esta obra: EL ÚNICO Y SU PROPIEDAD

MARTILLO DE CREYENTES. El turbador legado de Max Stirner (Reproducción del artículo homónimo publicado por Albert Chillón en la revista Ars Brevis, nº 14, 2008, pp. 46-65)

“Así pues, fundo de igual manera mi causa en mí mismo, puesto que yo soy, en la misma medida en que lo es Dios, la negación de todo lo ajeno;  ya que yo soy mi todo, yo soy el único.”

“Los seres humanos padecen la superstición del espíritu, sea religiosa o racional. Están poseídos por fantasmas, les aqueja una auténtica locura, un delirio colectivo alentado por su temor e ignorancia y consagrado por la casi unánime costumbre, y del que no escapa nadie apenas: ni los que se definen religiosos ni los que se llaman agnósticos o ateos y veneran la razón y los ideales políticos, morales y educativos del humanismo. Tampoco los grandes maestros del pensamiento escapan a tan extendida superchería:  ni Platón, empeñado en fabular una realidad de ideas tras las falsas apariencias; ni Kant o Shopenhauer, con su compartida creencia en una realidad nouménica tras los fenómenos; ni el absolutista Hegel, convencido de que un espíritu absoluto alienta y rige la historia humana…”

Excelente artículo en: http://lluisduch-albertchillon.blogspot.mx/2011/03/martillo-de-creyentes-el-turbador.html

Anuncios