Etiquetas

, , , , ,

Houdini_y_el_engano-05338

El Siglo XIX debería de ser considerado más bien como un País, cuyo nombre más apropiado sería el de las Maravillas. En consecuencia con la referencia literaria de la historia de Alicia en el País de las Maravillas, las cosas no atienden a las leyes de la lógica, ni al aprendizaje derivado de la aplicación del sentido común.

En nuestro País de las Maravillas, el científico no puede ser considerado la piedra sobre la que se erigen el riguroso pensamiento científico. No es aquel tipo de pensamiento que cuestiona todo, hasta que la realidad de los hechos sucedidos en medios que controlan sus variantes, contribuyen a demostrar una teoría. Los científicos del Siglo XIX, no sólo creen, sino que están convencidos de la realidad de la existencia pretérita de gigantes o de saurios, que ante la duda sobre un cuerno se le coloca sobre la cabeza de estos, para convertirlo de la noche a la mañana en un antecesor de los rinocerontes…

Los escritores del Siglo XIX son más excusables; la fantasía es la materia con que construyen sus ideas, por tanto no se les puede exigir rigurosidad científica. Aunque algunos autores sorprenden por su capacidad analítica, y otros –o los mismos- sucumben al efecto que causa lo desconocido, cuando es presentado de manera teatralmente convincente…

En nuestro País de las Maravillas, la verdad objetiva se encuentra en el sitio y manos menos esperados; en la magia o mejor dicho el ilusionismo, y de los magos e ilusionistas. Los únicos personajes capaces de identificar la frontera entre la realidad y la fantasía

Aquí les procuramos el link del famoso libro de Harry Houdini titulado “Un Mago entre Espíritus”: A-Magician-Among-the-Spirits-1

Anuncios