Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Imagen 104

La única recomendación que podríamos hacerles –sin llegar a afirmar que esta pueda ser la mejor, puesto que en no pocas ocasiones, de lo se requiere es del propio hecho de creer, y no tanto de poner en entredicho la validéz de lo en que se cree… La cuestión en realidad, consiste en generar un sentimiento de seguridad psíquica, tan necesaria para continuar viviendo… -, es olvidar todo aquello que han aprendido, o que les puedan haber dicho sobre el Steampunk –incluso de lo que también nosotros hemos dicho. Borrar lo aprendido, para encontrarse en posibilidad de edificar de una manera mucho más sana-, puesto que casi la totalidad de lo que se dice sobre el Steampunk, resulta ser absolutamente falso.

Comencemos por afirmar que existe una parte del Steampunk no cuenta en la actualidad con una definición apropiada. Por más que lo deseemos, resulta que el Steampunk que se materializa a través de la construcción de artefactos, o de la encarnación de personajes que en realidad representan nuestro alter ego, con la intensión de brindarle a este, la oportunidad de disfrutar el mundo material, es decir, el Steampunk “vivencial”; aún no ha sido definido… Por un error elevado a nivel de acto de fe, hemos admitido a pie juntillas que el Steampunk “vivencial”, podría ser definido recurriendo a la definición correspondiente a lo que debemos llamar como Steampunk literario” –el problema sustancial se presenta al momento de que no se cuenta con las palabras suficientes para referirse al Steampunk “vivencial” desde la óptica del Steampunk literario, incurriéndose en errores que simplemente nos ubican en el mismo lugar del que partimos… -. El Steampunk “vivencial”, por ejemplo; no se trata de Ciencia Ficción en si mismo, pues no se inventan artilugios novedosos basados en la investigación científica, como tampoco se especula respecto a sociedades futuras…

“El steampunk fue, en sus inicios, un subgénero literario nacido dentro de la ciencia ficción, especulativa que surgió durante la década de 1980 a manos de escritores conocidos por sus trabajos cyberpunk. A día de hoy, este subgénero ha madurado hasta convertirse en un movimiento artístico y sociocultural y no tan solo literario…”

http://es.wikipedia.org/wiki/Steampunk

Incluso la propia definición del Steampunk literario, que conocemos al dedillo, y que es utilizada en carácter de una pregunta casi de admisión al Steampunk. También resulta que no es del todo correcta, puesto que el Steampunk literario, ni se trata de un subgénero, ni de un “planteamiento especulativo de Ciencia Ficción”.

De rechazar los atavismos que nos han querido endilgar para propiciar y mantener la confusión, podríamos apreciar objetivamente que el Steampunk literario, en realidad viene vociferando por boca de sus creadores,  que en realidad, se trata de un conjunto de reglas de escritura – no obstante que la palabra “regla”, resulte repelente dentro del Steampunk-, aplicables para una forma de narrar historias fantásticas, y que cuya característica más notable, es que no se proyectaban a la especulación de un Futuro probable para la Humanidad y/o su tecnología – rubro al que si pertenecen varias narraciones de Julio Verne, así como definitivamente todas las historias alumbradas por el Cyberpunk, y obras que se encuentran inscritas en la línea predictiva de un posible Futuro -. Sino que las tramas del Steampunk literario, se encuentran enfocadas a tanto al pasado cercano de no más de 150 años –aunque la cuenta crece año con año… -, así como que se proyectan hacia un futuro alternativo, que resulta en si mismo imposible, a fin de poder ser utilizado en carácter de una fabula con enseñanza moral, como es el caso de las autenticas historias de Ciencia Ficción –Blade Runner-.

El Steampunk literario, desde su propia emente –y que coincidimos en esta imposibilidad operativa-. El Steampunk literario, clausuró sus posibilidades de convertirse en un sistema de moralejas morales, como si lo es el Cyberpunk, el cual se ubica desde la perspectiva de un avance tecnológico con visos de probabilidad, derivando las posibles consecuencias de este en los seres humanos…nunciación por sus creadores. Clausuró la posibilidad de establecer una critica respecto de un futuro probable para la Humanidad, así como extraer de esta, enseñanzas de índole moral.

  1. El Steampunk literario, al ubicar sus historias en un pasado histórico que se basaba en la tecnología del vapor, y en contra de cualquier consideración de evolución tecnológica; procurar preservar esta tecnología –con sus previsibles “avances”- en su supuesto “Futuro””, que no es susceptible de ser considerado como “alternativo” desde el mismo momento en que no resulta viable tecnológica

El quid de la cuestión relativa al Steampunk literario, consiste en que al no poder ser tenido en carácter de un verdadero planteamiento de “Ciencia Ficción”, carece de un efectivo mensaje que pueda ser aplicable. Bien podría decirse que las historias del Steampunk literario, si pueden conllevar mensajes, cosa que no ponemos en tela de duda. La cuestión consiste en que el probable mensaje que puedan contener, realmente implique una enseñanza atesoráble. Lo que se puede haberse aprendido de novela “La Máquina Diferencial”, es no extraviar las tarjetas perforadas de la maquina de Babbage.. O en otras obras; que debemos de cuidar el uso que les podamos dar a nuestras máquinas del tiempo, a fin de traer monstruos del Futuro, o tener cuidado con las momias egipcias resucitadas…

El hecho de que el Steampunk literario se encuentre basado en una tecnología que se encuentra rebasada, conlleva el reconocimiento de que se trata de una propuesta que no puede ser tenida en un carácter serio –y que es correcto, porque los seres humanos siempre necesitamos de divertirnos… -, sino que debe de ser tenido en carácter de una forma de esparcimiento de corte lúdico…

Los escritores que son tomados como los fundadores del Steampunk literario, y que provienen de la cantera del Cyberpunk (Bruce Sterling, Tim Powers, K.W. Jeter, etc.), poseen un lazo que los identifica; la lengua inglesa que comparten. La cuestión lingüística, conlleva necesariamente heredar las influencias idisincraticas propias de la misma…

Al dar un breve repaso por las tramas de las novelas tenidas como representativas del Steampunk, resulta bastante simple la identificación de las constantes que caracterizan este tipo de literatura –claro que existen escritores que incurren en escribir las mal llamadas historias “Steampunk”, sin haber practicado este análisis tan básico -: La historia Steampunk literaria, en términos de las líneas definidas por sus creadores; debe de ser ambientada en una Inglaterra de un Siglo XIX alternativo, o en alguna de sus posesiones, así como siempre es más deseable que sus personajes, resulten ser ingleses, así como que la cuestión de las maquinas con tecnología de vapor, puede ser excusable, si son sustituidas por antigua magia egipcia…

Los escritores que inauguraron la literatura Steampunk (Bruce Sterling, Tim Powers, K.W. Jeter, etc.), siempre habrían tenido en mente, contar historias ambientadas en una Inglaterra victoriana alterna a la históricamente verdadera, lo cual queda confirmado por Jeter, cuando señala que el Steampunk, en su origen habrían sido refutadas como “Fantasías Victorianas”. Por tanto, escribir historias “Steampunk”  ambientadas en otras latitudes fuera del Imperio Británico y/o rompiendo con la regla de la tecnología del vapor o de la magia egipcia, difícilmente podría ser considerado como “Steampunk” desde el punto de vista de sus creadores. Aunque nadie debería de desesperar, porque empecinarse en llamar “Steampunk” a la literatura que evidentemente no se encontraba en mente de los creadores del Steampunk literario original (Bruce Sterling, Tim Powers, K.W. Jeter, etc.).¿Porque no simplemente llamarlas; “Fantasías de las tecnologías improbables”’?

Anuncios