HAZ STEAMPUNK, NO LA GUERRA (XV), el Steampunk literario.

Imagen 104

La única recomendación que podríamos hacerles –sin llegar a afirmar que esta pueda ser la mejor, puesto que en no pocas ocasiones, de lo se requiere es del propio hecho de creer, y no tanto de poner en entredicho la validéz de lo en que se cree… La cuestión en realidad, consiste en generar un sentimiento de seguridad psíquica, tan necesaria para continuar viviendo… -, es olvidar todo aquello que han aprendido, o que les puedan haber dicho sobre el Steampunk –incluso de lo que también nosotros hemos dicho. Borrar lo aprendido, para encontrarse en posibilidad de edificar de una manera mucho más sana-, puesto que casi la totalidad de lo que se dice sobre el Steampunk, resulta ser absolutamente falso.

Comencemos por afirmar que existe una parte del Steampunk no cuenta en la actualidad con una definición apropiada. Por más que lo deseemos, resulta que el Steampunk que se materializa a través de la construcción de artefactos, o de la encarnación de personajes que en realidad representan nuestro alter ego, con la intensión de brindarle a este, la oportunidad de disfrutar el mundo material, es decir, el Steampunk “vivencial”; aún no ha sido definido… Por un error elevado a nivel de acto de fe, hemos admitido a pie juntillas que el Steampunk “vivencial”, podría ser definido recurriendo a la definición correspondiente a lo que debemos llamar como Steampunk literario” –el problema sustancial se presenta al momento de que no se cuenta con las palabras suficientes para referirse al Steampunk “vivencial” desde la óptica del Steampunk literario, incurriéndose en errores que simplemente nos ubican en el mismo lugar del que partimos… -. El Steampunk “vivencial”, por ejemplo; no se trata de Ciencia Ficción en si mismo, pues no se inventan artilugios novedosos basados en la investigación científica, como tampoco se especula respecto a sociedades futuras…

“El steampunk fue, en sus inicios, un subgénero literario nacido dentro de la ciencia ficción, especulativa que surgió durante la década de 1980 a manos de escritores conocidos por sus trabajos cyberpunk. A día de hoy, este subgénero ha madurado hasta convertirse en un movimiento artístico y sociocultural y no tan solo literario…”

http://es.wikipedia.org/wiki/Steampunk

Incluso la propia definición del Steampunk literario, que conocemos al dedillo, y que es utilizada en carácter de una pregunta casi de admisión al Steampunk. También resulta que no es del todo correcta, puesto que el Steampunk literario, ni se trata de un subgénero, ni de un “planteamiento especulativo de Ciencia Ficción”.

De rechazar los atavismos que nos han querido endilgar para propiciar y mantener la confusión, podríamos apreciar objetivamente que el Steampunk literario, en realidad viene vociferando por boca de sus creadores,  que en realidad, se trata de un conjunto de reglas de escritura – no obstante que la palabra “regla”, resulte repelente dentro del Steampunk-, aplicables para una forma de narrar historias fantásticas, y que cuya característica más notable, es que no se proyectaban a la especulación de un Futuro probable para la Humanidad y/o su tecnología – rubro al que si pertenecen varias narraciones de Julio Verne, así como definitivamente todas las historias alumbradas por el Cyberpunk, y obras que se encuentran inscritas en la línea predictiva de un posible Futuro -. Sino que las tramas del Steampunk literario, se encuentran enfocadas a tanto al pasado cercano de no más de 150 años –aunque la cuenta crece año con año… -, así como que se proyectan hacia un futuro alternativo, que resulta en si mismo imposible, a fin de poder ser utilizado en carácter de una fabula con enseñanza moral, como es el caso de las autenticas historias de Ciencia Ficción –Blade Runner-.

El Steampunk literario, desde su propia emente –y que coincidimos en esta imposibilidad operativa-. El Steampunk literario, clausuró sus posibilidades de convertirse en un sistema de moralejas morales, como si lo es el Cyberpunk, el cual se ubica desde la perspectiva de un avance tecnológico con visos de probabilidad, derivando las posibles consecuencias de este en los seres humanos…nunciación por sus creadores. Clausuró la posibilidad de establecer una critica respecto de un futuro probable para la Humanidad, así como extraer de esta, enseñanzas de índole moral.

  1. El Steampunk literario, al ubicar sus historias en un pasado histórico que se basaba en la tecnología del vapor, y en contra de cualquier consideración de evolución tecnológica; procurar preservar esta tecnología –con sus previsibles “avances”- en su supuesto “Futuro””, que no es susceptible de ser considerado como “alternativo” desde el mismo momento en que no resulta viable tecnológica

El quid de la cuestión relativa al Steampunk literario, consiste en que al no poder ser tenido en carácter de un verdadero planteamiento de “Ciencia Ficción”, carece de un efectivo mensaje que pueda ser aplicable. Bien podría decirse que las historias del Steampunk literario, si pueden conllevar mensajes, cosa que no ponemos en tela de duda. La cuestión consiste en que el probable mensaje que puedan contener, realmente implique una enseñanza atesoráble. Lo que se puede haberse aprendido de novela “La Máquina Diferencial”, es no extraviar las tarjetas perforadas de la maquina de Babbage.. O en otras obras; que debemos de cuidar el uso que les podamos dar a nuestras máquinas del tiempo, a fin de traer monstruos del Futuro, o tener cuidado con las momias egipcias resucitadas…

El hecho de que el Steampunk literario se encuentre basado en una tecnología que se encuentra rebasada, conlleva el reconocimiento de que se trata de una propuesta que no puede ser tenida en un carácter serio –y que es correcto, porque los seres humanos siempre necesitamos de divertirnos… -, sino que debe de ser tenido en carácter de una forma de esparcimiento de corte lúdico…

Los escritores que son tomados como los fundadores del Steampunk literario, y que provienen de la cantera del Cyberpunk (Bruce Sterling, Tim Powers, K.W. Jeter, etc.), poseen un lazo que los identifica; la lengua inglesa que comparten. La cuestión lingüística, conlleva necesariamente heredar las influencias idisincraticas propias de la misma…

Al dar un breve repaso por las tramas de las novelas tenidas como representativas del Steampunk, resulta bastante simple la identificación de las constantes que caracterizan este tipo de literatura –claro que existen escritores que incurren en escribir las mal llamadas historias “Steampunk”, sin haber practicado este análisis tan básico -: La historia Steampunk literaria, en términos de las líneas definidas por sus creadores; debe de ser ambientada en una Inglaterra de un Siglo XIX alternativo, o en alguna de sus posesiones, así como siempre es más deseable que sus personajes, resulten ser ingleses, así como que la cuestión de las maquinas con tecnología de vapor, puede ser excusable, si son sustituidas por antigua magia egipcia…

Los escritores que inauguraron la literatura Steampunk (Bruce Sterling, Tim Powers, K.W. Jeter, etc.), siempre habrían tenido en mente, contar historias ambientadas en una Inglaterra victoriana alterna a la históricamente verdadera, lo cual queda confirmado por Jeter, cuando señala que el Steampunk, en su origen habrían sido refutadas como “Fantasías Victorianas”. Por tanto, escribir historias “Steampunk”  ambientadas en otras latitudes fuera del Imperio Británico y/o rompiendo con la regla de la tecnología del vapor o de la magia egipcia, difícilmente podría ser considerado como “Steampunk” desde el punto de vista de sus creadores. Aunque nadie debería de desesperar, porque empecinarse en llamar “Steampunk” a la literatura que evidentemente no se encontraba en mente de los creadores del Steampunk literario original (Bruce Sterling, Tim Powers, K.W. Jeter, etc.).¿Porque no simplemente llamarlas; “Fantasías de las tecnologías improbables”’?

HAZ STEAMPUNK, NO LA GUERRA (XIV), El Steampunk, las reglas y los principios.

Albert-Robida-03

Las contraculturas son buenas -deben de serlo- en cuanto que respetan al sujeto como entidad única, provista del atributo de libertad. Una Contracultura, no pretenderá imponer nunca algún tipo de traba a las expresiones de libertad de sus seguidores, así como que tampoco podrán restringir preventivamente esta libertad, mediante la imposición de reglas. La Némesis de la Contracultura, es la Sociedad. En la Sociedad, lo que se respeta es al grupo antes que al individuo, así como que procura restringir la libertad de los sujetos mediante la imposición de reglas de todo tipo. ¿Libertad? Sí; pero debidamente registrada y sellada, nos diría Gerard Gales (Das Totenschiff)

Las contracturas para demostrar –mas bien; contrastar- que en encuentran en contra de ello, utilizan la tradicional estrategia –tan solo discursiva, pues es ineficiente para establecer efectivos parámetros para discernir la verdad – de señalar los “errores” de su opuesto, a fin de que mediante un trabajo de dicotomía contrastada, pueda ser establecido que una Sociedad busca preservarse, despojando de voluntad a sus integrantes mediante reglas, para poder masificarlos y homologar toda diferencia a un neutro color gris.

El color gris, se puede conferir mediante reglas educativas; The Wall, de Pink Floyd; por represión sexual –y Social-; I Want To Break Free, QUEEN; imponiendo reglas de comportamiento del orden moral como las utilizadas por las iglesias, o las previstas por el Sistema Jurídico del lugar. El objetivo medular, consistirá en imponer límites a la libertad…
Si la estructura de control de las sociedades, es el más claro ejemplo de cómo se atenta en contra del individuo y de su libertad que le es inherente -¿realmente nacemos libres? O mejor: ¿requerimos de ser libres, para poder vivir?-, dicen las contracultruas; que lo más lógico, consiste en desechar todo elemento de control, a fin de propiciar la liberad de sus integrantes… Más aún; el ejercicio de la libertad individual, NO puede ser expresado en su totalidad DENTRO de una Sociedad, pues esta se encargará de hacer todo lo necesario para reprimirla, utilizando a la Policía, los Jueces, los medios de comunicación, las iglesias, etc. La salida –“descubren” las contracultruas-, solo puede encontrarse en alejarse de la misma Sociedad…

Para evadir el control que la Sociedad busca imponernos –continúan las contracultruas-, debemos de evadir su influjo, escapando de las relaciones propias a la Sociedad. Las formas de escape van desde una substracción física mediante la convivencia en comuna –jipies-, en la india, África, entre los nativos de norte, centro y Suramérica – New Age-, evasión de la realidad basado en psicotrópicos, e incluso, mediante la expresión de una violencia exacerbada. El fin último, es la substracción de una realidad…

BlogJulioVerne704

El Steampunk se trata de una expresión contracultural –ja, ja, ja; partimos de un supuesto, aún no comprobado… –, un tanto SUI GENERIS. –Corrijamos: – El Steampunk se trata de un planteamiento contracultural, en cuanto que se opone al estado de cosas socialmente vigente, el cual se encuentra perfilado por una sociedad centrada en el mercantilismo –como si del Siglo XIX se tratara- centrado en un consumismo con base en la idea de obsolencia y reemplazo de los objetos. Y en donde, los seres humanos son individuos en potencia, siempre y cuando, se les coloquen en posibilidad de expresar su individualidad mediante el ejercicio de la libertad de elección, y no sólo de ser obligados a sustituir artículos…
El Steampunk se trata de una posición, que si bien contracultural; rompe muchos de los paradigmas en que se fundamentan otras visiones contraculturales. Por ejemplo; El Steampunk no es afecto a rechazar por sistema de interrelación Social, –de hecho, resulta muy afecto a convivir con aquellas personas, que en otras visiones contraculturales, solo pueden tratarse de sujetos monocromáticos… –

Dentro del medio Steampunk, algunos de sus integrantes con voces afectadamente mofletudas, más propias de vendedores de tónicos milagrosos –sólo para poder dar mayor énfasis a su actuación-; rechazan la existencia o la sola idea de la imposición de reglas en el Steampunk… Y muchos de nosotros, inocentemente les creemos, sin pasar a considerar que el sólo hecho de ubicar al Steampunk , dentro de una era “Victoriana” alternativa, ya implica en si misma, una REGLA –recordemos: “Fantasías Victorianas”- que debe de ser seguida.

El Steampunk admite la forma de trato afectado, que se encontraba vigente hace poco más de cien años. Lo que implica –si es o no, una caricatura de la misma, se trata de otra cuestión… – la aceptación y seguimiento de algunas REGLAS DE CONDUCTA propias de la vida en Sociedad –así hubiesen estado vigentes hace cientos de años-…
Habría que ser bastante claros en este punto: El Steampunk utiliza reglas de urbanidad que se tratan de un producto propio de “control” muy propio de una Sociedad, al igual de que se ubica en una determinada época. –ya real, ya alternativa- lo que por sí mismo impone ciertos CANONONES que deben de ser seguidos, puesto que de no hacerlo, implicaría la imposibilidad material de acusarse el rompimiento de la ortodoxia… ¿Realmente somos capaces de apreciar que en el ambiente Steampunk, en donde regularmente se pregona la inexistencia de reglas, porque las mismas afectarían la libertad de expresión de los individuos -principio muy querido en las contracturas-, es en donde precisamente se enarbola una bandera que nos resulta ser transparente y que no somos capacees de ver, pero que en encuentra sobre nuestras cabezas para acusarnos de cualquier DESVIACIÓN a la estilística Steampunk? Esos sujetos son meros sepulcros blanqueados…

Así como que existen reglas en el Steampunk, aunque unos no lo quieran aceptar, y otros lo admitan soterradamente, para poder utilizarlo cuando sus intereses se vean afectados, o cuando requieran evaluar el grado de aceptación de que gozan en el medio Steampunk –como lo acostumbraba Charles de Gaoulle-. También debe de ser admitido que no todo lo que debe de regir al Steampunk, debe de tratarse de reglas, sino que deben de existir principios.
El principio, es menos vinculante a una cosa predeterminada como sucede con las reglas. Son si apenas algunos indicios de posibles colores y formas, dejadas en sus posibles temas y combinaciones sujetos a la voluntad del creador Steampunk… Es por ello, que por ejemplo; el impresionismo, el modernismo o el cubismo, poseen manifiestos en que se exponen principios, pero no contienen reglas…

Reglas y principios son indispensables para mantener la coherencia, puesto que su inexistencia, implica la posibilidad de poder introducir cualquier motivo, y calificarlo como Steampunk –a la par de abaratarlo-, por solo contener ciertos elementos, casi siempre visuales –sombreros, engranes, chimeneas, etc.- Eso acontecería si se piensa en introducir al Chapulín Colorado “Steampunk”…

Reglas, si las hay. Principios, no tantos porque no se ha discernido aún que se tratan de conceptos bastante diferentes a las reglas, argumento con que se desecha toda propuesta bajo el epíteto de tratarse de una “regla” cortadora de la libertad… Hay mucho que aprender… . Se requiere de introducir más principios que reglas, para procurar la libertad del individuo que ve en el Steampunk el ambiente en que puede vivir felizmente.

Brianda Zareth Huitrón, diseñadora Steampunk

El Diseño Steampunk en México, si existe. Y este se encuentra muy bien representado por nuestra amiga Brianda Zareth Huitrón.
El diseño es la irrupción con formas innovadoras, y que aún puedan ser capaces de transmitir mensajes. No recordamos alguna ocasión en que un cráneo humano, hubiese sido utilizado de manera tan eficiente para formar una hombrera, o que los engranes de relojes, realmente nos brinden el efecto de encontrarnos inmersos en una atemporalidad que debería identificarse con la era Victoriana, pero que realmente no corresponde a una época… Más bien, Brianda nos regala una muestra de su mundo, que no le pide nada a ningún otro… Felicidades.

https://www.facebook.com/MademoiselleBriandaZareth
https://www.facebook.com/pages/Steampunk-Girls-México/1638402236395118

10309215_710879302307908_6227209207573542183_nIMG-20150326-WA0006IMG-20150326-WA0005IMG_3669_baja11075959_10153217397004614_563927486_n11075763_10153217398799614_641331066_n2013-09-01_18.11.01_MG_6281_copia_MG_6666_copia_(2)_MG_6275_copia_MG_6265_copia_MG_6240copy_(2)_MG_6194copy_(2)_MG_6136copy_(2)