Etiquetas

, , , , , , , ,

steam_600

“El Foro FIAC cambió de sede. La Galería Eloísa Jiménez lo absorbió y la sala estuvo llena durante la segunda mesa de discusión sobre el concepto Retrofuturismo y para ello, se reunieron Rafael VillegasOscar Luviano y Mauricio Bares, quien durante la tarde, también presentó su editorial Nitro/Press. A continuación una reseña del segundo día de actividades

A las 19:17 comenzó la charla. Esta vez la secuencia fue mucho más clara: Villegas explicó qué es el Retrofuturismo; Luviano pensó en un lugar desde dónde desarrollar ciencia ficción en México y Bares planteó cómo trabaja su editorial.

El primero empleó el tráiler de un videojuego para explicar cuatro elementos de la estética retrofuturista:

  1. El uso de una tecnología específica: vapor (Steampunk), el petróleo y sus derivados (Dieselpunk), energía atómica (Atompunk), la informática y las redes (Cyberpunk).
  2. Una cultura modificada, con mezclas de naturaleza y tecnología mitologizadas.
  3. Un punto o una decisión que cambia la naturaleza de la realidad y construye la imaginería.
  4. Las relaciones entre esa cultura y la decisión que construyen la base que le da veracidad a la historia que se nos presenta o se lleva a cabo.

El segundo ponente detalló las diferencias en las construcción de ciencia ficción entre México, países de primer mundo y países en desarrollo. Lo único que hay en común es la falta de un futuro, aquellos con más tecnología pero sin un mañana claro; nosotros haciendo uso de la cacharrería y el ingenio para sobrevivir en un presente perpetuo disueltos en varias percepciones de una realidad que cada vez es menos común entre las clases sociales. Algo así como versiones inconmensurables de la vida que tenemos en común: las clase alta viviendo en una esfera que nadie más que ellos comprenden… alejados hasta de sí mismo; una clase media que busca satisfacer su placer momentáneo y un amplío margen de pobres que: o se autoengañan pensando que no lo son (según la UNESCO, la clase media baja comienza cuando el proveedor principal  no gana más 14 mil pesos mensuales) o enojados y protestando por no tener nada que comer.

Bares (Sí, el tipo se hace apellidar Bares desde los años ochentas y se puede consultar en diversas publicaciones) planteó una postura autogestiva, desarrollada durante años de cómo hacer funcionar una empresa tan descabellada como una editorial independiente. Presentó su catálogo editorial actual: sesenta autores editados en antología (lo que sirve de termómetro para checar como anda la literatura nacional), en cuadernos,  bitácoras de viajes, crónicas y entrevistas.

La idea retro de lo que hace veinte años realizaban las grandes editoriales.”

http://institutoculturaldeleon.org.mx/icl/story/695/Foro-FIAC-

 

Anuncios