Etiquetas

, , , , , , , , ,

Dore121Las problemáticas económicas y sociales en el Siglo XIX, se focalizaron en un sitio definido y en una época especifica, denunciando la causa que las originaban: En Inglaterra del Siglo XIX, con motivo de la Segunda Revolución Industrial.

A mediado del Siglo XIX, la producción de una mercancía, no requería de un artesano que se encontrara detrás de ésta. Una máquina podía elaborar el bien deseado. en menor cantidad de tiempo y de esfuerzo

La consecuencia inevitable de la maquinización de la producción, consistió en el requerimiento de un trabajo poco especializado (sólo se requerían operarios de maquinas), y por tanto; mal pagado. De manera directa, la máquina procuró la desaparición de los artesanos…

El Ludismo se trata de una de tantas respuestas reivindicatorias a las condiciones económicas y sociales propiciadas por la Segunda Revolución Industrial. Pero también, se trataba de un planteamiento condenado a fracasar, por no contar con un planteamiento político /social.

 

“LOS LUDITAS Y LA TECNOLOGÍA: LECCIONES DEL PASADO PARA LAS SOCIEDADES DEL PRESENTE

(Comunicación presentada en las “IX Jornadas sobre Ciencia, Tecnología y Sociedad: La perspectiva Filosófica” celebradas en Ferrol los días 11 y 12 de Marzo de 2004)

En la actualidad, existe un debate abierto acerca del impacto negativo de la tecnociencia sobre el medio en que vivimos −palabras tales como efecto invernadero, contaminación del medio, desarrollo sostenible o impacto ambiental están hoy en boca de todos−. Pero por muy modernos que puedan parecernos estos términos, no son más que nuevos nombres para viejos problemas: si bien no podemos negar que la tecnología nunca ha sido tan poderosa como lo es hoy en día, lo cierto es que la civilización de los siglos XX y XXI no es ni mucho menos la primera de sus, digamos,  “víctimas”. Y por ello nos gustaría hablar de los luditas del XIX, los cuales vieron cómo en nombre del progreso la introducción de la nueva maquinaria que posibilitó la I Revolución Industrial acabó destruyendo por completo su antigua forma de vida y organización social.

El fenómeno del ludismo fue breve: nació en noviembre de 1811 y murió en enero de 1812, desarrollándose en el denominado triángulo ludita, que comprende los cinco condados que forman el corazón de Gran Bretaña: Yorkshire, Lancashire, Cheshire, Derbyshire y Nottinghamshire. Su nombre, lo  tomaron de la figura del general Ned Ludd, personaje mítico de orígenes aún hoy oscuros. Pero éste no es el único nombre célebre asociado a esta zona, ya que se dice que a finales del siglo XIII nació en la ciudad de Wakefield un tal Robert Hode, hijo de un guardabosques. Pasó a la historia como Robin Hood, cabecilla de una banda de furtivos y salteadores de caminos que habitaba en el bosque de Sherwood, el cual cubría la mayor parte del oeste de Nottinghamshire. Pero, leyendas aparte, lo cierto es que los habitantes de esas tierras, afectados por la temprana política industrial llevada a cabo por la emergente monarquía Inglesa del siglo XIV con el fin de incentivar una industria nativa de la lana, vieron cómo los bosques comunales fueron transformados en tierras privadas para el pasto de las ovejas. A este proceso de privatización se le denominó “enclosure process”, y planteó entre la población de la zona “un enfrentamiento entre su deseo de seguir usando los bosques para obtener comida y combustible, como lo habían hecho anteriormente su padre y el padre de su padre, y la política Real de talarlos para conseguir pastos. Este conflicto entre lo nuevo y lo viejo, la costumbre y el comercio, fue lo suficientemente dramático como para introducirse en las historias de los lugareños, cobrar vida en varios poemas narrativos primitivos (…) y ser resucitado eventualmente por varios novelistas románticos de principios del XIX (…), de donde pasó a los filmes y fábulas modernas.”    (…)”

 

 

Las problemáticas económicas y sociales en el Siglo XIX, se focalizaron en un sitio definido y en una época especifica, denunciando la causa que las originaban: En Inglaterra del Siglo XIX, con motivo de la Segunda Revolución Industrial.

A mediado del Siglo XIX, la producción de una mercancía, no requería de un artesano que se encontrara detrás de ésta. Una máquina podía elaborar el bien deseado. en menor cantidad de tiempo y de esfuerzo.

La consecuencia inevitable de la maquinización de la producción, consistió en el requerimiento de un trabajo poco especializado (sólo se requerían operarios de maquinas), y por tanto; mal pagado. De manera directa, la máquina procuró la desaparición de los artesanos…

El Ludismo se trata de una de tantas respuestas reivindicatorias a las condiciones económicas y sociales propiciadas por la Segunda Revolución Industrial. Pero también, se trataba de un planteamiento condenado a fracasar, por no contar con un planteamiento político /social.

 

Si desean la lectura de la conferencia: http://aafi.filosofia.net/publicaciones/el_buho/elbuho2/buho2/luditas.htm

Anuncios