Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , ,

Portrait_of_Erasmus_Darwin_by_Joseph_Wright_of_Derby_(1792)

 

Guiada por sus sabios, la Gran Bretaña pronto dirigirá

Enormes globos acuáticos bajo la superficie de las olas

Esa ciudadelas sumergidas con ojos de buey de vidrio esféricos

Acorazados de roble y claveteadas de bronce

Proseguirán interminables batidas, alimentadas de aire puro

Por la caritativa mano de Priestley.

Erasmus Darwin

Con toda seguridad que el DestinO, se ubico así mismo en una encrucijada graciosamente paradójica: Erasmus Darwin, por méritos propios debió de haber vivido en el Siglo XIX, y no en el XVIII; eso indicaban las creaciones de este rollizo personaje, que llamaban a convertirse en materializaciones de las especulaciones del nonato escritor Jules Verne. Pero de haber vivido Erasmus en el Siglo XIX, no podría haberlo hecho su nieto; Charles Darwin…

El Destino se vio en la necesidad de ponderar las necedades de la Humanidad con respecto a la elección entre alguno de los dos Darwin. Erasmus es un soñador, que no se queda ahí; tiende a llevar a la realidad sus ensoñaciones. Y el Siglo XIX estará colmado de teóricos y prácticos… no se dispondrá de mayor espacio para incluir a este Doctor… En cambio, las condiciones propias del Siglo XIX, combinarán territorios, culturas y especies desconocidos, loq que propiciará que las tareas de exploración, se conviertan en una razón de Estado, económicamente redituable… Charles Darwin, no puede esperar a vivir en el Siglo XX, por que las condiciones con que se encuentrentre, serán muy diferentes a las requeridas para concretar sus descubrimientos… Charles Darwin DEBE de vivir en el Siglo XIX, para que la Humanidad viva una realidad elaborada con base a innumerables contribuciones de los eruditos. A Erasmus Darwin, bien lo podrán tener como una especie de curiosidad Steampunk…

“… Darwin fue un  inventor  y experimentador empedernido: diseñó un sistema de dirección para su carruaje quemás adelante fue utilizado en los automóviles; ideó lo que él llamó un “carro de fuego” (de tres ruedas, con dos cilindros y motor de vapor con una caldera individual), un molino de viento horizontal que permitía moler el mineral con el que se fabricaba el color de la cerámica de Wedgwood, creó también un sintetizador de voz o “máquina parlante”, esencialmente una laringe mecánica de madera, seda y cuero, que sorprendió y deleitó a sus invitados más de un siglo antes del fonógrafo de Edison. Algunos de sus inventos ese usaban en su propia casa – como sus máquinas copiadoras que permitían duplicar largos documentos, también un tubo que conectaba su estudio con la cocina y permitía hablar, candeleros telescópicos, un pájaro mecánico con alas móviles que funcionaba con aire comprimido, un aparato para abrir y cerrar automáticamente las ventanas de un invernadero… Incluso pilotó su propio globo lleno de hidrógeno, el 26 de diciembre de 1783, convirtiéndose así en el primer inglés en volar un globo de hidrógeno de gran tamaño…”

Articulo completo: http://www.aryse.org/erasmus-darwin-la-semilla-que-germino-en-su-nieto/

Anuncios