Etiquetas

, , , , , , , , , ,

tumblr_l35titQFqH1qc4gp6o1_1280

Allan Quatermain, contrario a lo que pudiera prensarse por la película de 2003. No comienza a existir a partir de su trabajo de integración y dirigencia del club victoriano, conocido como la “Liga Extraordinaria”.

Si se és inglés, viudo desencantado de la vida, y además con un hijo estudiando –y con lo cuestan las colegiaturas…-. La única opción consiste en convertirse en aventurero expatriado en África –en la parte conocida del mapa-.

Para redondear sus ingresos –y la colegiatura- como organizador de safaris de cacería en África –en la parte conocida del mapa -, se desempeña como guía y protector de expediciones –en los sitios del mismo mapa, que están marcados como “descocidos” -, a la vez que de dada su carisma de aventurero intrépido, justiciero y caballeroso –al fin inglés… -, las mujeres caen a sus pies… Y él no se hace del rogar, máxime cuando se trata de una damisela exploradora, que se encuentra buscando a su marido que ya hacia tiempo se había perdido –y lo que nos mueve a preguntarnos: ¿Hasta ahora se acuerda que lo había extraviado? ¿Acaso se piensa que en África, los maridos los ponen en conserva hasta que se puedan usar? -. Y para responder la pregunta, que seguramente se les ocurrirá: Si, el marido se perdió precisamente en… la parte inexplorada del mapa de África –aunque nos preguntamos, ¿cómo puede alguien perderse en ese pequeño trozo de papel…?-.

Si en la búsqueda del esposo perdido, se encuentran con cavernas que contienen piedras preciosas. Bueno, se trata de un inconveniente menor. Y si resulta que en las mismas cavernas, se da con los huesos ingleses del esposo extraviado, pues bueno, debemos cambiar el nombre de la primera aventura en que aparece Allan Quatermain, para llamarla: “Las Minas del Rey Salomón”.

NOTA -porque solo divagamos en los párrafos anteriores -. El personaje Allan Quatermain, fue creado por H. Rider Hagard en 1885, con la novela “Las Minas del Rey Salomón”, a la que le siguieron otras. Después de transcurrido el plazo legal de protección de los derechos de autor sobre Allan Quatermain, éste pasó al dominio público, pudiendo ser usado el personaje por todo aquel que lo desee –la inspiración no va en el paquete-. Alan Moore y Kevin O´Neill, utilizaron a Quatermain, dándole otra dimensión, en la novela grafica La Liga de Caballeros Extraordinarios.

Anuncios