Etiquetas

, , , , , , , , ,

maquina-vapor

Si piensas que el Steampunk, es un producto que se encuentra asépticamente empacado, y listo para ser consumido. Te equivocas, el Steampunk es una de aquellas cosas, que por indefinición, no tiene definición… Lo que ha provocando controversias en torno a todos sus aspectos que le componen, y empezando por su mismo nombre.

La importancia de llamarse Ernesto.

Ahora, más que nunca, afirmo; “He basado mi causa en nada”. A ti lector, debo de informarte que cuando haces referencia al “Steampunk”, lo haces teniendo en mente que esa palabra implica una serie de conceptos definidos y congruentes, que se encuentran compactadamente dentro de la palabra “Steampunk”. Piensas que es algo parecido a poner en agua, a algo deshidratado, para que este regrese a su estado original. Así piensas que es el “Steampunk”: Una cosa que contiene todo, que solo es necesario “descompactar” lo que implícitamente contiene la palabra, para que colme tu vida y tus expectativas… Así pues, hago de tu conocimiento, que estás equivocado en redondo. Que la palabra “Steampunk”, se encuentra vacía. Y si esta tuviese bolsillos, podrían apreciar que los del “Steampunk”, se encuentran llenos de grandes agujeros por lo que se escapan los conceptos, y sin que se haya podido retener más que uno, cómo verás más adelante…
«Estimado Locus.
Adjunto una copia de mi novela de 1979 Morlock Night; apreciaré que le llegue a Faren Miller, como primera evidencia sobre el interesante debate sobre quien dentro del “triunvirato de la fantasía formado por Powers/Blaylock/Jeter” escribió primero en este “extraño estilo histórico”. Aunque, por supuesto, encontré su reseña en el Locus de marzo muy halagadora.
Personalmente, creo que las fantasías Victorianas serán el siguiente “bombazo”, siempre y cuando podamos encontrar un término adecuado que nos englobe a Powers, Blaylock y a mí mismo. Algo basado en la tecnología apropiada de la época, como “steampunk”, TAL VEZ…»

http://es.wikipedia.org/wiki/Steampunk

La palabra “Steampunk”, es una abstracción desprovista de significantes. Es un fantasma, que como todos estos, NO existe materialmente. De hecho, la palabra “Steampunk”, no era más que un probable nombre propuesto por K.W. Jeter, para denominar a las novelas refutadas previamente, en carácter de “fantasías victorianas”… Así pues, resulta que en cuestión de nombres, tú puedes llamar a alguna cosa, con tal o cual nombre que te venga en gana, porque es solo cuestión del humor con que te hayas despertado el día de hoy…

En esta nave de locos en la que navegamos. Procuramos no extender nuestra irracionalidad, a la ruta que marca la brújula de la nave, la seguimos puntualmente –que es lo único que habla relativamente bien de nosotros…-. Por muy loco que puedas estar, siempre requerirás de una referencia, ya real, ya ficticia, pero siempre sabrás que la requieres. Nos gusta poseer algún tipo de certeza, a la letra “A”, le sigue la “B”… Pero, resulta ser que la palabra “Steampunk “, es una, entre otras, que NO es definitoria por si misma. Que NO se encuentra relacionado el nombre, con lo que nosotros pensamos que es el “Steampunk”. Que no es más que una mera convención entre sujetos que conforman un grupo de amantes del retofuturismo, de portar indumentarias que tienen cierto aire del Siglo XIX –porque si siquiera hace emulación a la propia de aquella época, pues sigue una línea que es muy diferente, y resultan ser promotores del “Hágalo Usted Mismo”, que determinaron EXTENDER la denominación de “Steampunk”, lo que ellos aman hacer.

4893

“No hay Yorikke, no hay Yorikke.”. No hay “Steampunk”, no hay “Steampunk”. Lo que creemos tener, no es más que una ensoñación a la que deseamos proveerle de una realidad, la cual cuenta por único fundamento una INCORRECTA interpretación de las palabras de K.W. Jeter. Nos empecinamos en poseer golondrinas en Invierno, y resultando que nuestra intención de “poseer”, no es más que una ensoñación, porque los animales han muerto de frío… UNUS: Jeter, no sentenció que BEBIERA llamarse “Steampunk”, puesto que agregó a sus palabras un “tal vez”. DUO, cuando planteo la posibilidad de llamar “Steampunk”, lo hizo con motivo de denominar de otra forma, a las llamadas; “fantasías victorianas”. Se trató pues, de una palabra arbitrariamente propuesta, para denominar a un PLANTEAMIENTO LITERARIO.

Cuando hablas del “Steampunk”, refiriéndote a su literatura, eres correctísimo. La palabra servía para eso. Si lo que quieres es referirte por ejemplo, al “Hágalo Usted Mismo”, este resulta ser uno de los conceptos que cayó de los bolsillos rotos del “Steampunk”, pues LA LITERATURA STEAMPUNK, NO SE CENTRA EN EL DIY. No equipares una historia vertida en un libro “Steampunk”, con lo que hacen en la realidad aquellas personas a las que gusta el retrofuturismo ubicado en el Siglo XIX. Te encontrarás con que los seres humanos, tienen la molesta costumbre de no adecuarse a los conceptos.

Podrás apreciar que el “Steampunk”, es uno de esos casos, en que el signo, no cumple con su función de simbolizar. Si aún en contra de este hecho, pretendes asignarla algún sistema de significantes a la palabra “Steampunk”, te toparás con que el 99% de lo que se pueda decir en cualquier sitio, no resulta mas que palabrería carente de significado, porque esas alegaciones, parten de la idea de que la palabra “Steampunk”, representa realmente a una comunidad determinada de personalidades. Eso, es un error metodológico, que nunca te permitirá adentrarte en eso que llamas “Steampunk”. Cuando se pretende definir al “Steampunk”, lo que se hace es interpretar esta palabra desde el punto de vista de sus raíces lingüísticas. Pero, siempre te encontrarás el problema de intentar ajustar esta palabra, a lo practicado por la comunidad “Steampunk”. Sentirás que faltan piezas en tu tarea de organizar de manera coherente… NO intentes meter una pieza cuadrada del rompecabezas, en el sitio de una pieza triangular, nunca resultará… Intenta comprender que tienes una pieza que posee un sitio específico, así como en algún lugar, se encuentra la pieza triangular que requieres para ese espacio… “Steampunk” y la comunidad de retrofuturistas del Siglo XIX, son cosas DIVERSAS ¿Logras percatarte de la sin-razón que se presenta en la pretensión de proveer de significados a una palabra emitida hasta cierto modo de manera accidental? Olvida tú pretensión de creer que la palabra “Steampunk” en un estado de gracia cuasi- mística, que contiene significados “verdaderos”…

Quizá quieras tomar conocimiento de que todos somos steamquistas. Lo somos, porque rechazamos las reglas de lo que debe y no debe de ser el “Steampunk” –una buena posición, siempre y cuando existiera a lo que te opones o admites-. No puedes afirmar lo que es o no es “Steampunk”, ni siquiera le puedes reprochar a alguien esto, porque para ambos casos debes contar con un punto de referencia. Y que tu irracionalidad, pretende que sea la identificación de la palabra “Steampunk”, con los retrofuturistas del Siglo XIX. NO obstante que NO EXISTE esta identificación… Sabes que para fundar tú discurso reprensivo, debes contar con una base de referencias, que casualmente no existen, y por tanto, TODO lo que puedas decir, resultará en meras falacias discursivas…. No se puede sostener una diatriba sobre la bondad del el lado derecho, sino es en términos de su contraposición con respecto del lado izquierdo. Habla de la palabra “Steampunk” o de la comunidad de seres humanos que aman el retrofuturismo del Siglo XIX, de forma independiente. Si para hablar de la comunidad, no encuentras un nombre para referirte a ella, utiliza la palabra “Steampunk”, pero solo como palabra neutra de referencia. Te pregunto: ¿Qué es el Steampunk?, “…El steampunk fue, en sus inicios, un subgénero literario nacido dentro de la ciencia ficción especulativa que surgió durante la década de 1980 a manos de escritores conocidos por sus trabajos cyberpunk… (http://es.wikipedia.org/wiki/Steampunk). Na, na, na, eso es lo que te dicen que es el “Steampunk”, y pero para ello, alguien ha establecido, de manera arbitraria, que “Steampunk”, posee ese significado. Lo peor en que podemos incurrir como seres humanos, es creer a pie juntillas en una simple palabra determina el rumbo de nuestra vida.

Te diré un secreto, y que puedes pensar, se trata del estruendo de la ultima trompeta del Apocalipsis. Te lo diré al oído: NO EXISTE EL STEAMPUNK. No al menos como tú crees que es el “Steampunk”, porque lo que a ti te gusta y disfrutas, TIENE UN NOMBR PRESTADO. ¿No te has percatado de este hecho cuando lees como Jeter sugirió el nombre? preocúpate porque habrás leído sin entender. La palabra “Steampunk”, NUNCA ha existido para denominar un grupo de personas amantes del retrofuturismo del Siglo XIX, de las indumentarias que evocan difusamente ese Siglo, y el “Hágalo Usted Mismo.

Tienes pájaros dentro de la cabeza, y estos revolotean hasta mezclar tus ideas… ¿Entonces, cómo debe de ser llamado el “Steampunk” si no es el nombre de lo que hacemos?, te contesto: ¿Por qué quieres encontrar un nombre? ¿Recuerdas que las denominaciones, se vinculan a conceptos de lo que debe de ser, afín de servir de referencia para determinar lo que no es? ¿Quieres grilletes en tus tobillos a cusa de un nombre? “Steampunk” es un nombre como cualquier otro, úsalo para referirte a lo que haces o a la comunidad a la que perteneces –yo lo hago -, pero no le otorgues mayor importancia a la palabra.

Anuncios