DSC01189

Que mejor lugar puede otorgar el marco perfecto que la conocidísima Casa de los Azulejos, ejemplo del Barroco Novohispano.

Nuestros queridos lectores, con toda seguridad recordarán que dicha casa -que en realidad se trata de un palacio, a la usanza de estas tierras-, se encuentra recubierta en la totalidad de su fachada, del precioso  mosaico de talavera poblano con su característico color azul rey.

Que puede decirse de la exquisita decoración propia del siglo XIX mexicano, con influencias francesas, que engalana todos los salones que lo componen. Las exquisitas arañas de cristal cortado, que penden de un cielorraso elegantemente alto, en fin… Un mejor marco, imposible…

La Casa de los Azulejos, enmarcó el enlace entre el caballero Atmusden, y la exquisita señorita Karla, que como recordarán, se trata de la hija única de la familia Albarán misma que en encuentra emparentada con la noble casa de los Iturribaray.

En el caso del apuesto novio, hemos de recordar que ya hace años. La Sociedad mexicana, se vio beneficiada gracias a la visión comercial del caballero Atmusden, con mercadearías de insospechada calidad y elegancia, que vienen aderezando los vestidos de nuestra Sociedad, de manera habitual.

La novia, elegantemente vestida, nos dejó evidentemente sin habla, y sin posibilidad de describir lo que ante nuestros ajos acontecía. Por lo que preferimos insertar una imagen tan delicioso atuendo.

DSC01185

En el caso de caballero Atmusden , vistió con la sobriedad que el caso ameritaba, tocándose con un elegante sombrero de copa de paño negro.

DSC01147

Una vez celebrada la ceremonia de enlace, entre la señorita Karla y el caballero Atmusden. Se pasó a la cena -íntima por supuesto-, disfrutamos de buenos alimentos y edificantes vinos. Todo en una medida correcta y suficiente, para que el ánimo del enlace, fuese el asunto principal de la velada.

Una vez concluida la cena, y habiendo reposado los alimentos. Los asistentes al enlace, fueron invitados al salón del candil francés, para el efecto de brindar por las nupcias de la nueva pareja.

Hemos de señalar que una vez concluido el delicioso y necesario protocolo, propio para este tipo de eventos. Las damas y caballeros, formaron los conducentes corrillos, para comentar los pormenores del enlace –en caso de las damas-. Y en caso de los caballeros, a charlar sobre política y demás menesteres habituales entre los hombres de buena cuna, así como tomar whiskey y fumar cigarros habanos.

Nuestros lectores podrán apreciar de las imágenes que acompañan a este pequeño comentario. La elegancia del evento, el sitio de su celebración, y por supuesto la atmosfera de felicidad, cuya irradiación, fue producto de la feliz pareja.

¡Matrimonio Atmusden, muchas felicidades a partir de hoy, y para su futuro!

DSC01146DSC01141DSC01148DSC01149DSC01179DSC01182DSC01203

Anuncios