22/12/2012 Primera Boda Steampunk en México

Imagen

DSC01189

Que mejor lugar puede otorgar el marco perfecto que la conocidísima Casa de los Azulejos, ejemplo del Barroco Novohispano.

Nuestros queridos lectores, con toda seguridad recordarán que dicha casa -que en realidad se trata de un palacio, a la usanza de estas tierras-, se encuentra recubierta en la totalidad de su fachada, del precioso  mosaico de talavera poblano con su característico color azul rey.

Que puede decirse de la exquisita decoración propia del siglo XIX mexicano, con influencias francesas, que engalana todos los salones que lo componen. Las exquisitas arañas de cristal cortado, que penden de un cielorraso elegantemente alto, en fin… Un mejor marco, imposible…

La Casa de los Azulejos, enmarcó el enlace entre el caballero Atmusden, y la exquisita señorita Karla, que como recordarán, se trata de la hija única de la familia Albarán misma que en encuentra emparentada con la noble casa de los Iturribaray.

En el caso del apuesto novio, hemos de recordar que ya hace años. La Sociedad mexicana, se vio beneficiada gracias a la visión comercial del caballero Atmusden, con mercadearías de insospechada calidad y elegancia, que vienen aderezando los vestidos de nuestra Sociedad, de manera habitual.

La novia, elegantemente vestida, nos dejó evidentemente sin habla, y sin posibilidad de describir lo que ante nuestros ajos acontecía. Por lo que preferimos insertar una imagen tan delicioso atuendo.

DSC01185

En el caso de caballero Atmusden , vistió con la sobriedad que el caso ameritaba, tocándose con un elegante sombrero de copa de paño negro.

DSC01147

Una vez celebrada la ceremonia de enlace, entre la señorita Karla y el caballero Atmusden. Se pasó a la cena -íntima por supuesto-, disfrutamos de buenos alimentos y edificantes vinos. Todo en una medida correcta y suficiente, para que el ánimo del enlace, fuese el asunto principal de la velada.

Una vez concluida la cena, y habiendo reposado los alimentos. Los asistentes al enlace, fueron invitados al salón del candil francés, para el efecto de brindar por las nupcias de la nueva pareja.

Hemos de señalar que una vez concluido el delicioso y necesario protocolo, propio para este tipo de eventos. Las damas y caballeros, formaron los conducentes corrillos, para comentar los pormenores del enlace –en caso de las damas-. Y en caso de los caballeros, a charlar sobre política y demás menesteres habituales entre los hombres de buena cuna, así como tomar whiskey y fumar cigarros habanos.

Nuestros lectores podrán apreciar de las imágenes que acompañan a este pequeño comentario. La elegancia del evento, el sitio de su celebración, y por supuesto la atmosfera de felicidad, cuya irradiación, fue producto de la feliz pareja.

¡Matrimonio Atmusden, muchas felicidades a partir de hoy, y para su futuro!

DSC01146DSC01141DSC01148DSC01149DSC01179DSC01182DSC01203

CARTA SOBRE LA INTOLERANCIA

Manchester… 18…

Mi muy querido amigo. Desde hace tiempo ya que he tenido que ausentarme de los lugares comúnmente concurridos tanto por su servidor como por Usted, dada la existencia de asuntos que han requerido de mi atención de manera personal, y que me han arrebatado la oportunidad de poder gozar de su entretenida y juiciosa platica.

El motivo de la presente misiva, consiste en comentarle que hace pocos días, fui entrevistado por una reportera francesa –sorpresas que nos procura esta época: mujeres reporteras. Bienvenidas las sorpresas que se nos tengan deparadas-. Y que la referida dama, fuera de la entrevista realizada, preguntó a quién esto escribe, qué beneficio personal/social acarreaba pertenecer al movimiento conocido como Steampunk.

Claro y como Usted, lo sabe, conteste sin muestra de duda que era: La Tolerancia.

Ahora, y previo a que el articulo sea publicado y leído por la gente. Estimo conveniente y oportuno, pasar a explicarle puntualmente porque estimo que el Steampunk propicia la tolerancia.

Partamos desde el inicio. Cómo sobradamente está enterado, quien esto escribe, adoptó el Steampunk, porque involucraba una forma de expresión, que satisfacía a mi fuero interno como individuo, y como ser humano. Por primera vez podía expresarme construyendo, pensando y vistiendo como no se me era permitido socialmente. Claro está que proceder de esta forma, me granjeó la etiqueta de excéntrico.

Mi gran fortuna, ha consistido en que he tenido la gran suerte de encontrarme y reunirme con otros seres humanos que comparten mis aficiones. Con personas que se permiten por algún momento, escapar de los convencionalismos sociales, y ser lo que se desea ser.

Usted querido amigo, sabe muy bien a lo que me refiero. Cómo me complacer sorprenderle cada ocasión en que me visita, con la presentación de un aparato imposible en la realidad, pero plenamente valido en la ficción… La posibilidad de lo imposible, dentro de un mundo creado a modo, en una realidad plenamente personal y muy satisfactoria… ¿Qué más se puede pedir a la vida que la posibilidad de ser lo que se desea ser? ¿Qué persona o Sociedad, tiene el Derecho de arrebatarme mi mundo personal? Nadie afortunadamente.

Al momento de abrazar el Steampunk como regla de vida, su servidor casi por conjuro, fue refutado como un fantoche en los peores casos, y en los mejores, como un excéntrico… Pero siempre habrá comentarios.

Yo me conformo con hacer lo que a muchos no se permiten hacer, por miedo a la vergüenza Social. Me afirmo como individuo, en la medida de que hago lo que deseo, y me satisface mi  actuación, siendo por tanto feliz. ¿Qué no es lo más preciado para una persona, el concebirse feliz de con los trabajos propios?

Romper con la Sociedad así sea momentáneamente, es una actitud que a los espíritus débiles no se permiten.  Aunque concedo que reconocerse como individuo, no es una acción que resulta fácil para la mayoría, que busca la comodidad de la estandarización social. Es decir: se sacrifica la individualidad por la colectividad… Y por desgracia el ser colectivo socialmente, es uno plano, y sin ningún chiste…

Pero he de decir querido amigo, que del hecho de la crítica. También se pueden obtener enseñanzas, contenidas en las siguientes premisas:

PRIMERO: Que la Sociedad, no admite lo que es diferente.

SEGUNDO: Que lo diferente provoca miedo.

TERCERO: Que cuando se tiene miedo, se busca anular su fuente.

RESULTADO: LA INTOLERANCIA.

Mi apreciado amigo, cuando producto de la vivencias en el Steampunk, me he encontrado en situaciones en que las demás personas me miran extrañadas, burlonamente o que pretenden demostrar mente abierta. Definitivamente llego a la determinación –de manera consciente- de que no debo de reproducir las conductas de que soy objeto.

Cuando de manera consciente y voluntaria, quise integrarme al movimiento Steampunk. También generé el compromiso de ser tolerante con quienes desean expresarse de cualquier manera, al efecto de procurarse su satisfacción y felicidad personal. Ante todo ello, ¿Quién tiene derecho a ser intolerante? El que no desea ser individualmente FELIZ.

Esperando poder haber aclarado mis pensamientos en algo, para Usted, querido amigo. Se despide su afectísimo servidor

¡NETA!

Por Graciela Sánchez

Fotos de la autora

Caballos y carrozas invaden las calles. Caballeros saludan quitándose sus sombreros de copas. Damas van charlando, tratando de respirar bajo los apretados corsés que ciñen su cintura. Y en la esquina, un joven con pantalón de caza y bombín contesta sus celular lleno de engranes…Un momento ¿un celular?

Parecería una mezcla de épocas. Quizá aquel joven logró vencer las leyes de la física y ha logrado viajar en el tiempo. O tal vez esta escritora olvidó a mitad de la descripción sobre que rayos trataba de escribir.

Lo cierto es que esta situación es perfectamente cotidiana para algunos cuantos que sueñan con un mundo alterno. Éstos steampunk, como son llamados, han creado un movimiento en el que rigen leyes muy distintas a las nuestras.

El movimiento surgió primero como un género literario inspirado en H.G.Wells, Julio Verne y otros. Para ellos, la civilización…

Ver la entrada original 411 palabras más