EL RETROFUTURISMO

El RETROFUTURISMO es básicamente la añoranza por la visión del futuro proveniente del pasado, es decir de la Ciencia Ficción –a su vez, por CIENCIA FICCIÓN, se conoce al subgénero literario que con base en las ciencias, especula sobre un futuro tecnológico posible, y entre cuyos exponentes se pueden identificar a; Jules Verne, H.G. Wells, Isaac Asimov, entre otros-.

Siguiendo con la presente línea discursiva, apreciamos la existencia del movimiento CYBERPUNK, que si bien también realiza una especulación propia de la CIENCIA FICCIÓN; pero la restringe a las tecnologías de la información y la cibernética, produciendo así, una visión deshumanizada del mundo en virtud del predominio de la alta tecnología. El resultado de esta conceptualización, es un mundo degradado desde el punto de vista del humanismo, y que es puesto de manifiesto visualmente por las películas BLADE RUNNER o INTELIGENCIA ARTIFICIAL.

Antes de entrar a nuestro tema, establezcamos algunas.

EL HUMANISMO INDIVIDUALISTA DEL STEAMPUNK

Contraria a la visión lúgubre del mundo planteado por el CYBERPUNK. En el STEAMPUNK, no obstante que si bien también abreva como movimiento, de un contexto mecanizado alimentado por la fuerza del vapor. Su propuesta se centra en que los avances tecnológicos, se constituyen en un medio para el logro de objetivos, y en donde el Humanismo tiene un papel preponderante –recordemos que en la Inglaterra Victoriana, se comienzan a establecer las primeras reformas laborales para establecer jornadas laborales humanas, y tratar de proteger a los niños y a las mujeres-.

Reviste gran importancia para la visión optimista del STEAMPUNK, el hecho de que al encontrarse ubicado en el siglo XIX, y que dicha época si bien no se encontraba exento de conflictos, los mismos eran regionales y no presentaban grandes derramamientos de sangre, y contexto en que era dable recurrir a los argumentos de la Humanidad de los gobiernos, o de su vergüenza nacional – Mahatma Gandhi logró la independencia de la India, por la vía de la Resistencia Civil, promovida por Henry David Thoreau (1817-1862), logrando vencer las consideraciones comerciales del Imperio británico-

De igual forma la visión humanista del STEAMPUNK, se encuentra provista de la óptica individualista promovida por el poeta Walt Whitman (1819-1892), entre otros pensadores de diversos signos políticos.

CANTO A MÍ MISMO

Me celebro y me canto.
Me entrego al ocio y agasajo a mi alma,
me tiendo a mis anchas a observar
un tallo de hierba veraniega.

Clara y pura es mi alma,
y claro y puro es todo aquello que no es mi alma.
Estoy satisfecho: veo, bailo, me río, canto.
Poseo lo bueno de la tierra y del cielo,
el aire que respiro ha sido destinado a mí
desde la eternidad.

El vaho de mi aliento
mi espiración e inspiración,
los latidos de mi corazón,
el fluir de la sangre y del aire
a través de mis pulmones,
el olor de las hojas verdes y de las hojas secas
de la ribera y de las rocas marinas
de oscuro color,
del heno del granero, el sonido de las palabras,
algunos besos leves, abrazos,
el juego de la luz y de la sombra entre los árboles
cuando se mueven las ramas dóciles,
el gozo de hallarme solo
o en el tumulto de las calles,
o en los campos y en los ribazos de las colinas,
la sensación de la salud perfecta,
el trinar de la luna llena,
mi canto al salir del lecho y saludar al sol,

Nunca ha habido más energía original que ahora,
y jamás habrá más perfección que ahora…
Bienvenidos sean todos mis órganos
y todos mis atributos,
ni una pulgada, ni una partícula de una partícula
de una pulgada es vil,
y ninguna debe ser menos conocida que las otras.

Sé que soy sano y vigoroso
que todos los objetos del universo convergen
y manan hacia mí perennemente,
que todos me traen un mensaje
que debo descifrar.
Sé que soy inmortal,
me río de lo que llamáis muerte.
Existo como soy y eso basta.

Estoy enamorado de mí mismo,
hay tantas cosas en mí tan deliciosas.
Todos los instantes, todos los sucesos
me penetran de alegría.
Creo que una hoja de hierba no es menos
que el trabajo realizado por las estrellas,
que la hormiga es igualmente perfecta,
y que la articulación más insignificante,
y ninguno es más ni menos que yo,
y lo bueno y lo malo que de mí digo,
lo digo de ellos.
Sé que todos los hombres son mis hermanos,
que el amor es el sostén de la creación…

Quien degrada a otro me degrada a mí,
y todo lo que se dice o se hace vuelve al fin a mí.
Encarno a todos los marginados
y a todos los que sufren,
brotan de mí muchas voces largo tiempo mudas:
voces de interminables generaciones
de prisioneros y esclavos
voces de los enfermos y los desesperados,
voces de los seres despreciados.

Me veo en la cárcel con las facciones
de otro hombre,
y experimento su dolor sordo y constante;
no pregunto al enfermo como se siente;
me convierto en él.
Soy el esclavo perseguido, el niño silencioso
de rostro envejecido, el enfermo
que exhala su último suspiro.

Hombre y mujer, quisiera decirte
cuanto te amo pero no puedo,
y quisiera decirte los que hay en mí
y lo que hay en ti,
pero no puedo, y quisiera decirte
cómo late mi corazón día y noche,
y cuanto sufro, pero no puedo.

Es en virtud de las referidas influencias –que sin ser completas-, que el movimiento STEAMPUNK, no puede dejar de depositar su confianza en el factor humano, y su proclividad a la actuación bajo criterios morales tendientes al bien. Recordemos que por regla general, los personajes de Jules Verne, se enfrentan al conflicto moral que implica continuar privilegiando su egoísmo, en oposición de los intereses de la Humanidad –que si bien imperfecta, no por ello menos susceptible de progresar para encuadrarse a lo que se espera de ella-.

En el movimiento STEAMPUNK, el mecanicismo no absorbe a los humanos. Por el contrario, cree en que las habilidades humanas pueden ser potenciadas por los avances tecnológicos para concretar mayores y mejores beneficios para la Humanidad. Por tal situación, es absolutamente factible encontrar héroes STEAMBOY o LA LIGA EXTRAORDINARIA.

EL STEAMPUNK “PURO” Y EL STEAMPUNK “NACIONAL”. NOTAS PARA SU ANÁLISIS.

Partamos por señalar que el movimiento Steampunk como movimiento contracultural, cuenta con una definición propia y pero aproximada, señalando que adopta la visión técnica y de costumbres, propias de un momento temporal identificable: La Inglaterra Victoriana de la Segunda Revolución Industrial. Que es un función la asimilación de esta primer determinante, que el Steamer procede a la reconceptualización de su realidad, para edificar una visión alterna, en que la línea del vapor como fuerza motriz, continua siendo interrumpidamente aplicada –paradójicamente, el vapor no evoluciona –, de manera tal, que en virtud de dicha especulación, los adelantos actuales, podrían ser dotados de movilidad recurriendo a esta fuerza motriz.

Dada la adopción del vapor como medio energético, y su necesaria compaginación con los adelantos vigentes. Es que desaparece el rastro de evolución de otras fuentes de energía, para generar una línea alterna y continua de “progreso”, tendiente a reconceptualizar estéticamente los adelantos técnicos actuales –en donde si es dable el progreso-, de manera tal, que se obtiene una visión atemporal del mundo provista de un planteamiento estético “congelado” en un momento temporal especifico.

Una vez que han quedado señaladas las principales líneas de identificación, tanto temporales, como de su perspectiva de la edificación de una visión de la realidad alterna y operable, que el Steampunk se convierte en una propuesta contracultural valida.

DEFINICIONES. STEAMPUNK “PURO”

Al referirnos al Steampunk como movimiento contracultural, y como en otros tantos movimientos, es necesario pasar a las presuntas definiciones “academicistas” –las cuales resultan ser odiosas por si mismas, cuanto se trata de otorgar coherencia discursiva a las expresiones de la creatividad…-, para pasar a señalar la posibilidad identificar lo que hemos venido a denominar el Steampunk “puro” y el Steampunk “nacional”. Es aquí en donde se hace necesario pasar a señalar que las refutaciones manejadas, no obstante ser arbitrarias, resultan se indispensables para poder realizar un ejercicio de aproximación para determinar algunas de sus características que pueden contribuir a su definición.

Para realizar nuestro ejercicio de aproximaciones, debemos de considerar que existe una fuente que se puede refutar como el Steampunk “puro”, que si bien resulta ser también “nacional”, para nuestro ejercicio, es necesario otorgarle una cualidad característica. Por Steampunk “puro”, nos referimos al ubicado temporalmente en la Inglaterra victoriana, en atención al predominio de la correcta educación y una forma de vestir sobria, y que también coincide con el movimiento generalmente conocido como la Revolución Industrial. Aquí debemos de hacer una acotación, por Steampunk “puro”, nos estamos refiriendo principalmente al ubicado entre los años 1837 a 1901, que se constituye en el periodo en que reinó la Reina Victoria. Puesto que ubicar al Steampunk desde el punto de vista del movimiento económico de la Revolución Industrial en general, nos obligaría a establecerlo entre los siglos XVIII y XIX. Por tanto, el Steampunk busca entre otros aspectos, el trato correcto de damas y caballeros.

Dada la anterior particularidad, podemos señalar que la expresión “pura” del Steampunk, sólo puede generarse idiosincrásicamente, entre los beneficiarios “directos” de esta época, es decir; los ciudadanos Ingleses.

De la afirmación que precede, apreciamos dos puntos particularidades del Steampunk “puro”:

• Adopta los modismos de trato propios de la época victoriana (1837-1901). Es decir, el periodo de reinado de la Reina Victoria. Que se caracterizó por una moda recatada y sobria, así como trato cortés de damas y caballeros.

• Que el elemento técnico a que recurre –la fuerza motriz basada en le vapor-, se restringe a la llamada Segunda Revolución Industrial. Que es el momento en que madura el Capitalismo Inglés, convirtiendo a la Gran Bretaña en una potencia industrial y comercial.

DEFINICIONES. STEAMPUNK “NACIONAL”

En una tarea de contraste de la versión Steampunk “pura” inglesa, debemos de identificar lo que hemos venido a llamar el Steampunk “nacional”.

Para la estructuración de la visión Steampunk “nacional” como movimiento de contracultura. Se debe de tomar en consideración que las demás naciones que fueron influenciadas por la cultura, técnica y modo de vida de la época victoriana y la Segunda Revolución Industrial, es decir; de la segunda parte del siglo XIX, vieron complementadas con las influencias provenientes de otras naciones europeas, y la norteamericana, y enriquecidas por la idiosincrasia del país receptor. Todo ello, para generar una visión particular y “nacionalista”.

Un punto adicional a tomar en consideración en la definición de influencias basadas en la época victoriana y la Segunda Revolución Industrial, es que su asimilación y operación en otras naciones, no necesariamente obedecen a un momento temporal determinado, pudiéndose hablar de una aplicación tardía, que es susceptible de convivir con las propuestas provenientes de otras influencias, y en donde desaparece el atributo de “pureza”.

De las consideraciones que hemos expuesto previamente, nos encontramos en posibilidad de derivar la caracterización del Steampunk “nacional” como movimiento contracultural:

• También adopta los modismos de trato propios de la época victoriana con respecto al cortés de damas y caballeros.

• Que si bien recurre a la afirmación de que la fuerza motriz es el vapor, se encuentra contrastada con modos de pensar provenientes de otras naciones.

• Un rasgo que lo personifica y “nacionaliza” es la idiosincrasia.

• Que es no es dable hablar de una época temporal determinada, porque esta se extiende por su aplicación tardía.

Así pues el Steampunk “nacional”, es aquel que ha trascendido las fronteras nacionales Inglesas, para adquirir características propias de la nación en que se ubica – recordemos la existencia de naciones “cerradas” a las influencias, como es Japón, China ò Rusia, en las influencias llegan relativamente en forma tardía. Y que además, reciben influencias adicionales de otras latitudes –México si bien acogió la influencia inglesa por intervención de Don Porfirio Díaz, tal decisión obedecía a buscar contrarrestar la influencia Norteamérica con la congenió el gobierno de Don Benito Juárez-. Como lo serian los influjos norteamericanos, franceses o alemanes -Sólo así, es que se puede justificar socialmente, la utilización en el México de Don Porfirio, de cascos militares alemanes o el afrancesamiento de su arquitectura-.

A lo anterior, debemos de señalar que una vez que se da cabida a las influencias por llamarlas de algún modo, “puras” en general de las potencias de la época, para el efecto de la elaboración de la visión Steampunk “nacional”. Estas se ven adicionadas con planteamientos que se encuentran determinados por la idiosincrasia del país que las alberga –por ejemplo; ropajes de corte tradicional con influencias de modas extranjeras, o los movimientos culturales propios del sitio, como en el caso del “paisajismo mexicano” -.

Dadas las consideraciones anteriores, señalemos que la diversidad y variedad de influencias que recibe una nación –dada la imposibilidad de contar con una influencia inglesa “pura”-, y que se encuentran determinadas generalmente por consideraciones del orden político, y agravadas por medios de comunicación lentos. Surtieron como factores que propiciaron propuestas Steampunk en otras latitudes nacionales, que no necesariamente pueden ser identificadas con exactitud con el XIX ingles, sino que puede ir más allá de esa época, y entrando en los primeros años del XX.

La hasta cierto punto temporalidad del Steampunk mexicano por la diversidad de influencias recibidas -porque no puede restringirse a una época especifica-, se pone de manifiesto por la coexistencia de las locomotoras de vapor y las fabricas de textiles de la Magdalenas Contreras -México, Distrito Federal-, que utilizaban energía eléctrica para su funcionamiento, no obstante que ambos supuestos se encontraban inmersos aun en el siglo XIX mexicano.